Inicio » 0-24 meses » Recién nacido, síntomas de los que NO debes alarmarte

Recién nacido, síntomas de los que NO debes alarmarte

0-24 meses

recien_nacido_sintomas_normales_myb

Los recién nacidos pasan por diversos cambios para adaptarse a su nuevo entorno y, aunque esto podría asustarte, ¡no te preocupes! Por lo general son situaciones que no son de riesgo, no requieren de exámenes y desaparecen sin que te des cuenta.

• Disminución de peso: generalmente las guaguas bajan aproximadamente un 10% de su peso corporal tras el nacimiento debido a que eliminan el meconio. Este comienza a recuperarse a los 10 o 14 días después del parto, al comenzar a alimentarse de la leche materna o de fórmula, hecho que quedará en evidencia en su primer control con el pediatra.

• Regurgitación y atoro: esta es una de las situaciones más comunes. Se da cuando los recién nacidos toman su leche y tienden a chupar y respirar a la vez, lo que provoca que se atoren y boten un poco de líquido. Para evitarlo, lo mejor es amamantarlos o darles la mamadera lentamente e ir parando de vez en cuando; también es bueno levantar unos centímetros la parte superior de la cuna para evitar que regurgiten mucho. Por otra parte, no debes tomar a tu guagua bruscamente ni soplar su cara después de tomar la leche. Si estos síntomas continúan o notas que tu hijo se atora muy seguido o llora demasiado, empujando su cabeza hacia atrás, lo ideal es consultarlo con algún pediatra, pues se podría tratar de un reflujo patológico, el que debe ser tratado.

• Hipo: es un reflejo muy común y que generalmente aparece después de tomar la papa. Se produce por la contractura del diafragma, esta situación pasa rápidamente.

• Estornudos: son completamente normales y necesarios para que el recién nacido pueda despejar sus fosas nasales. Durante los primeros meses, la mucosa es muy sensible, por lo que los cambios de temperatura o el más mínimo polvo provocarán un estornudo. Si notas que además tiene congestión nasal, puede ser que esté resfriado, por lo que será bueno llevarlo al doctor. Al momento de limpiar su nariz, no es aconsejable usar cotonitos o cosas similares, puesto que pueden lastimar su mucosa y hacer que sangre.

• Estreñimiento: las primeras semanas su colon aún está muy inmaduro, por lo que es normal que tenga entre tres a siete deposiciones diarias. Si tu hijo pasa 3 días sin hacer, debes hablar con el pediatra y ver que todo esté bien, ya que la leche puede ser causa de estreñimiento. Debes prestar siempre atención a sus deposiciones y observar si son duras o presentan sangre.

• Reacciones hormonales: durante el tiempo que está dentro de tu guatita, tu hijo se ve expuesto a hormonas maternas presentes en el torrente sanguíneo. Una vez que cortan el cordón umbilical, quedan con esas hormonas adentro, las cuales reaccionan y pueden producir un crecimiento notorio de sus mamas, lo que es normal y le ocurre a cerca del 50% de las guaguas de ambos sexos. Si es mujer, puede eliminar sangre por la vagina, lo que se conoce como seudo menstruación y pasará sola. También le pueden salir comedones y espinillas en la cara cerca del mes de vida, lo que se llama ‘acné del recién nacido’.

• Ictericia: no es dañina y desaparece a los 15 o 20 días de haber nacido sin tratamientos. Esta ocurre por el aumento de un pigmento en la sangre que es la bilirrubina, y como el hígado de los recién nacidos aún está inmaduro, no puede expulsarla. Por tal razón, al segundo día de vida, puede ser que su piel y la conjuntiva de sus ojos (parte blanca) se pongan amarillentas. De igual modo, el doctor lo evaluará en la clínica y, si lo considera necesario, medirá los niveles de bilirrubina porque si sobrepasa los valores normales, va a requerir de una fototerapia para bajar el tono amarillo.

Con la colaboración Bernarda Contreras, pediatra de Clínica Indisa.