Inicio » 0-24 meses » 10 masajes para bebes

10 masajes para bebes

0-24 meses

iStock_000063133651_Small

Muchos se habla sobre los beneficios de realizarle masajes a tu guagua, incluso recién nacida, pero para poder concretar esta práctica, es necesario saber que existen movimientos adecuados y otros errados. Para que no te equivoques al respecto, te entregamos una guía que te ayudará a generar un momento mágico junto a tu hijo.

Beneficios:

1.- Los movimientos del masaje optimizan la salud psicofísica del bebé.

2.- El masaje permite sanar, aliviar y atenuar o potenciar órganos y estado anímicos según sea la necesidad. En el caso del Shantala, nombre de la mujer hindú que estableció las bases de transmisión de afecto a través del contacto,  proviene del Oriente y se centra en el equilibrio y aprovechamiento energético, en donde no sólo el bebé se ve beneficiado, sino también la madre (o padre).

3.- Más precisamente: estimula la inteligencia, permite conciliar el sueño, activa la relajación psicofísica, fortalece, tonifica los músculos, atenúa formación de cólicos y espasmos, regulariza la digestión, la maduración del aparato respiratorio, estimula la actividad cerebral, disminuye el estrés  y fortalece el vínculo.

4.- El masaje fortalece el vínculo ya que el tono de voz cambia, se genera un contacto visual constante, en donde se entra en la magia de la relajación. Y considero

¡Comenzó el masaje!

Para conocer mejor el método, recurrimos a Psicóloga y Experta en Apego, María José Ugarte, quien recomienda -para alcanzar a cubrir todo el masaje- aprender los movimientos a través de nombres fáciles de recordar. ¡Comencemos!

Pecho

“El babero”: se toca al bebé de hombro a hombro de manera cruzada, es decir, primero la mano derecha comienza en el hombro izquierdo y hace la forma de babero hasta llegar al derecho. La izquierda repite el mismo movimiento de manera contraria.

Brazos

“La ordeña y la c”: se ubica al bebé de costado, y se comienza con un brazo. Una de las manos del adulto se pone en el hombro mientras que la otra toma la mano del bebé. Se comienza a bajar tomando el brazo del niño en forma de “c”, y se avanza ejerciciendo una pequeña presión hasta llegar a la muñeca. Luego, se imita la “ordeña”, en donde con ambas manos se hace una suave torsión del bracito en sentidos opuestos. Esto se puede repetir en reiteradas ocasiones.

Manos

El adulto utiliza un dedo ya avanza desde la muñeca hacia los dedos de la guagua, lo que activará su circulación. Luego, se toma el dedo del bebé desde la uña, se gira ligeramente para ambos lados y se dobla hacia abajo, como llevándolo hacia la palma de la mano.

Vientre

“La banda presidencial”: se parte desde la base del pecho descendiendo por las costillas, con ambas palmas. Luego se desciende desde el hombro hacia parte inferior del vientre de manera diagonal. Es decir, mano izquierda en hombro izquierdo, descendiendo a parte baja derecha del bebé y viceversa.

Zona Intestinal

“Salida del sol”: simulando la salida del sol, deslizamos nuestra mano derecha por sobre el ombligo en dirección opuesta al reloj. Luego se regresa en dirección al reloj con la mano izquierda

Piernas 

“La ordeña y la c”: Al igual que con los brazos, se toma una pierna desde el muslo hasta el tobillo. Con la mano en forma de “c”, se presiona levemente. Luego, se imita la “ordeña”, realizando una torsión en sentidos opuestos con ambas manos.

Pies

El pulgar del adulto debe descender desde la planta hasta llegar a los dedos. Repetir en ambas piernas.

Espalda

Se ubica a la guagua de guata, y las manos del adulto comienza a bajar continua una de la otra (al igual que en el pecho) desde la nuca hasta la base  o coxis, para luego seguir bajando por las piernas hasta llegar al talón.

Rostro

Los pulgares del adulto se ubican en la zona central (entre los ojos) y desde ahí se recorre la frente, bajando por la sien, contorneando los ojos,  llegamos a la nariz (base) y subimos hasta el nacimiento de las cejas, luego bajamos y subimos nuevamente.

Ejercicios

Los brazos: se estiran hacia atrás, por los costados de la cabeza y se devuelven a su posición inicial. Luego se cruzan, como si el bebé diera un gran abrazo.

Las piernas: se estiran hacia la ubicación del adulto y se flexionan. Repetir 3 o 4 veces.  Posteriormente, simular el movimiento de la bicicleta para terminar repitiendo el movimiento que también hacen los brazos, que es entrecruzarlas sobre el vientre, simulando un abrazo.

Combinación piernas/brazos: se toma el brazo izquierdo y la pierna derecha y se intenta que se toquen. Luego se vuelve a la posición inicial y se repite en forma contraría, es decir, brazo derecho con pierna izquierda.