Inicio » 2-3 años » Toddlers: Pequeños grandes niños

Toddlers: Pequeños grandes niños

2-3 años

Boy playing with toy airplane

Tienen entre 1 y 3 años, requieren de mucho afecto y, a pesar de que socialmente aún pueden ser considerados como guaguas, han desarrollado capacidades como el habla y el andar que les permiten ser cada vez más independientes, pero también ya saben perfectamente lo que quieren y luchan para conseguirlo. Es tiempo de asumir, ya no tienes un bebé, prepárate para tratar a tu toddler.

“Yo solito” o “no quiero”, son 2 de las frases que te dan la bienvenida a esta nueva etapa, en la que de seguro habrás notado que tu adorable guagua ha cambiado, adquiriendo cada vez más independencia e interés por moverse y descubrir su entorno.

En efecto, los toddler, que es como se le ha denominado a los niños entre 1 y 3 años, son curiosos, aman explorar y como ya habrás notado, tienen un mejor manejo de su cuerpo lo que les permite desplazarse, mover, abrir, cerrar, tirar, vaciar y desordenar todo lo que se le cruce en el camino, pues de esta forma descubren quiénes son y cómo funciona el mundo que los rodea.

Una de las necesidades más características de esta generación es la necesidad de afecto y protección, pero conjugada con la de libertad y con las ganas de hacer las cosas por sí mismos, pero todo al mismo tiempo.

¿Cómo se logra entregar protección y libertad simultáneamente? La tarea no es sencilla, pero te entregaremos una serie de tips que de seguro te ayudarán a vivir esta etapa de mejor manera.

1. Formula oraciones cortas y en positivo, puesto que su capacidad de retención es menor. De esta manera podrás asegurarte que la indicación fue escuchada y al hacerlo con un tono amigable, tendrá mejores resultados. Ejemplo: “No te acerques a eso” puede ser reemplazado por “ven para acá”.

2. Si no obedece tus indicaciones, asegúrate de que te esté poniendo atención. Por ejemplo, evitar gritar de una pieza a otra, por el contrario, debes acercarte, agacharte, hacer contacto visual e idealmente tocarlo de forma amorosa para atraer su concentración.

3. Evita formular preguntas que tengan como objetivo el que tu hijo realice un deber. Por ejemplo, no decir: “¿Me ayudas a recoger tus juguetes del suelo? Pues se les está dejando abierta la posibilidad de una respuesta negativa. “No, no quiero”. Y estaría en todo su derecho, pues la decisión se la dejaste a él.

4. Préstale completa atención al momento de estar realizando la acción que le solicitaste. De lo contrario el mensaje que se le está entregando es que el cumplimiento de las exigencias no es importante.

5. Toda decisión que se tome con respecto a la forma de educar y guiar debe ser persistente en el tiempo. Suele ser más simple dejarlos hacer travesuras, ya que el desgaste de un reto no es menor, sin embargo, es fundamental la constancia y perseverancia. Es la única forma de asegurarnos estar entregando el mensaje correcto.

Niños de 2 a 3 años

Si bien la categoría toddler incluye a infantes desde el año de vida, los cambios más notorios tanto en sus destrezas físicas como emocionales las podrás observar en niños de 24 a 36 meses. Y si bien cada menor se desarrolla de manera individual, hay ciertos parámetros que te pueden indicar que va por buen camino.

Éstas son algunas de las habilidades esperables de acuerdo al programa Chile Crece Contigo, cuya misión es acompañar, proteger y apoyar integralmente a todos los niños, niñas y sus familias.

– Caminar solo/a.

– Controlar sus esfínteres.

– Arrastrar juguetes detrás suyo mientras camina.

– Cargar uno o varios juguetes grandes mientras camina.

– Empezar a correr.

– Pararse en la punta de los pies.

– Patear una pelota.

– Trepar muebles sin ayuda.

– Subir y bajar escaleras afirmándose.

– Hacer rayas en un papel.

– Hojear libros.

– Armar torres de 4 o más bloques.

– Usar una mano de forma más frecuente que la otra (comienzo de la lateralidad).

– Articular frases de 2 a 4 palabras y nombrar figuras.

– Encontrar objetos, aunque estén escondidos entre 2 o 3 frazadas.

– Distinguir formas y colores.

– Empezar a hacer juegos simbólicos.

– Imitar comportamientos, especialmente de personas adultas.