Inicio » Destacado 1 » ¡No hables con extraños!

¡No hables con extraños!

Destacado 1

prevensión-abuso-infantil-mamaybebeandkids-cl

Por lo general pensamos que nuestros niños entienden y nos hacen caso cuando les decimos que no deben hablarle a personas desconocidas, ni mucho menos que tienen permiso para irse con ellos. Sin embargo, ¿qué tan seguros estamos de eso?

Hace unos meses comenzó a circular en las redes sociales un video sobre un experimento que realizó el estadounidense Joey Salads, donde ponía a prueba la confianza de los niños cuando se les acercaba un extraño. En un parque, y llevando un perrito, se aproximó a un grupo de madres y les preguntó sobre las advertencias que le dan a sus hijos sobre no hablar con desconocidos, y les pidió la autorización para acercarse a los menores. Todas respondieron que ellos no lo hacían, puesto que era un consejo que les sugerían a diario. No obstante, a la hora del experimento la realidad fue otra. Ninguno dudó ni un segundo y todos se fueron con el extraño y su cachorro.

Esto es un claro ejemplo de que los niños son fácilmente influenciables cuando hay algo que los atrae o llama su atención, de ahí la importancia de enseñarles desde pequeños el peligro que pueden representar algunos desconocidos. La doctora Josefina Guzmán, sicóloga de Clínica Indisa, sugiere que es bueno comenzar a incorporar aspectos de lo que se entiende como ‘persona extraña’ desde que están en etapa preescolar, es decir, “una vez que está instaurado el lenguaje verbal y las pautas de interacción de juegos más elaborados, lo cual se inicia alrededor de los 4 años hacia adelante”.

A pesar de que la seguridad de los menores siempre ha sido una preocupación paterna, actualmente es más preocupante debido al auge de Internet y las redes sociales. “La diferencia hoy radica en las nuevas maneras de comunicación que están empleando personas con patologías para embaucar a los infantes. Si antes era un vecino que se hace llamar cercano a la familia, hoy lo es el chat de una página web”, comenta Josefina.

¿Cómo abordarlo?

Es bastante normal que los padres no sepan cómo afrontar este tema, y se debe ser muy cuidadoso. Muchas veces se pueden sentir agobiados ante la inseguridad que se siente en estos días, y eso hace que cueste transmitirles seguridad a nuestros hijos. Sin embargo, tampoco se trata de enseñarles a tenerle miedo a todos los extraños, puesto que esto puede provocar que los menores no te cuenten cuando les sucede algo por temor a que los reten. Además, existen ocasiones en las que los niños tendrán que conversar con desconocidos, como los carabineros o bomberos, por lo que es fundamental hacer la diferencia entre los dos. La clave está en educarlos a distinguir cuándo es apropiado hablar con ellos, cuáles son extraños ‘seguros’ y cómo deben actuar cuando se sienten incómodos con un adulto o en cierta situación.

De acuerdo a la sicóloga, “lo central es darle ejemplos concretos de lo que caracteriza a alguien con quien no debe irse ni aceptarle nada; en general bajo situaciones simples y fáciles de entender como no ir al parque solo(a), no aceptar acompañar a alguien en un supermercado, etc. y bajo instrucciones claras como el de siempre consultar y conversar con los padres ante alguna situación de un nuevo amigo o extraño que conozca”.

Las apariencias engañan

Los niños pueden pensar que los extraños peligrosos lucen como villanos de caricatura. Pero la mayoría de ellos se ven como personas comunes y corrientes, bien vestidas y amables. Enséñale a tu hijo que sospeche de cualquier desconocido que lo aborde cuando esté solo, incluso, si lucen ‘bien’. El género y la edad tampoco deben ser una razón para confiar o desconfiar de alguien; puede ser una mujer, un hombre, un abuelito o incluso un adolescente.

“Es importante enseñarles que esas personas ‘malas’ tienen un problema que no van a solucionar, porque así se logra distinguir que sea una significación para ellos de un mundo no hostil sino diverso. Ahora, en virtud de esa innegable diversidad, el riesgo siempre va a estar, ante lo cual lo más recomendable es no alarmarse e intentar pensar que si llegara a suceder algo, a pesar de las precauciones, también hay maneras de sanar dicho sufrimiento, buscando profesionales”, sostiene la especialista.

Tips para ser cuidadosos con los hijos

– Inculcarles el decir que no. Que si no se sienten seguros frente a un adulto, cualquier que este sea, que diga en voz alta y firme ¡no!

– Enseñarles a que reconozcan la emoción de miedo, por ejemplo, cuando les duele la guatita, o cuando respiran distinto, cuando sienten que les traspiran las manos, y que cuando la sientan huyan y busquen ayuda.

– Decirles que no deben aceptar regalos de alguien que no conocen en un lugar público.

– Practicar en juegos situaciones de riesgo para que comprendan de manera lúdica las situaciones sociales, como ‘el policía y el ladrón’.

– Advertirles de los peligros que pueden encontrar en la calle y explicarles cómo deben evitarlos.

– El dramatismo que mostremos en nuestras advertencias debe ser siempre proporcionado a la sensibilidad de nuestros hijos, pues no debemos provocarle angustias y temores innecesarios.

– Tal vez un desconocido se pueda acercar a hablar con el niño y decirles su propio nombre, para dar a entender que ya no es un desconocido. Debemos advertirles e insistir que aunque un extraño les diga cómo se llama o incluso afirme que conoce a los padres, no debe hablar con él ni acercarse.

– Los niños deben saber su nombre, apellido y dirección. Pero si son muy pequeños, puedes ponerle una tarjeta con sus datos en el bolsillo de su pantalón o abrigo.