Inicio » 0-24 meses » ¿Está tu hijo avanzando de acuerdo a su edad?

¿Está tu hijo avanzando de acuerdo a su edad?

0-24 meses

Avanzando de acuerdo a su edad

Ha llegado un nuevo integrante a la familia y de inmediato comienzan las dudas de cómo será la evolución de su desarrollo. ¿Es normal que aún no gatee? ¿Cuándo empezará a hablar? Son un sinfín de preguntas que pueden llegar a abrumarnos, pero en resumidas cuentas, los niños tienen distintos procesos evolutivos que, como padres, debemos entender.

Cada niño es un mundo individual y es de suma importancia respetar sus propios ritmos y observar sus avances. Sin embargo, existen pautas que utilizan los pediatras para monitorear el progreso de cada infante. Estos registros buscan medir sus habilidades motoras gruesas y finas y el desarrollo correcto de sus sentidos. “Esta evaluación se realiza en cada control sano y es una especie de revisión técnica, la cual se practica mensualmente a los menores de 1 año”, explica Jimena Yáñez, pediatra de Clínica Indisa.

Las guaguas desde que nacen, hasta el año de vida, pasan por varios procesos que les permiten alcanzar una serie de logros, asociados al desarrollo síquico y orgánico del infante. “El principal progreso, a mi juicio, es la maduración neurológica que permite que el recién nacido vaya poco a poco sosteniendo la cabeza y siendo capaz de arrastrarse hacia aquello que desea. Incluso, algunos infantes logran caminar dentro de este periodo. Otro avance significativo es la posibilidad de comunicarse y balbucear algunas palabras con la finalidad de interacción y petición”, afirma Varinia Signorelli, sicóloga infanto-juvenil.

También, con el paso de los meses, agudizan sus sentidos y logran mayor precisión en el ámbito social, distinguiendo a las personas extrañas y conocidas de su círculo personal diario. Alrededor de los 8 meses aparece como logro emocional el reconocimiento de las figuras de apego, lo que a su vez, genera como efecto el desarrollo de la angustia ante la ausencia de sus papás y el llanto frente a gente desconocida.

Si bien el pediatra tendrá un registro de los avances de la guagua y notificará cualquier tipo de alerta, hay ciertos indicios que pueden delatar un tardío desarrollo. Esto no significa que exista un problema orgánico, sino también puede deberse a la ausencia de estímulos o problemas de vínculo con los padres. “Uno de los principales factores externos que pueden afectar el avance de un niño es la falta de motivación para efectuar ciertas actividades. Por ejemplo, ellos aprenden a dibujar cuando una persona significativa les facilita los lápices y los motiva a moverlos adecuadamente. Si a una guagua no la impulso, no logrará ningún tipo de avance significativo”, explica la sicóloga.

Procesos que deben cumplir los niños

 Untitled design