Inicio » 0-24 meses » Conoce tu derecho a sala cuna

Conoce tu derecho a sala cuna

0-24 meses

derecho a sala cuna chile

Se acerca el término del permiso postnatal y las dudas acerca de quién se hará cargo de tu hijo empiezan a preocuparte. Para ayudarte a esclarecer el panorama, te invitamos a conocer cuáles son los derechos que te corresponden como madre trabajadora.

Lo tuviste 40 semanas dentro de tu guatita, luego transcurrieron seis frenéticos meses en los que no le quitaste la mirada de encima, y ahora que llegó el momento de retomar la vida laboral no sabes quién cuidará de tu guagua. ¿La madre, la suegra o una nana? Aquellas opciones suenan excelentes. Sin embargo, no todas las madres cuentan con el dinero necesario o una red de apoyo dispuesta a auxiliar de forma ininterrumpida por al menos 5 días a la semana, en consecuencia, la circunstancia obliga a ampararse en las políticas públicas. Afortunadamente, la legislación chilena contempla una efectiva protección a la maternidad, paternidad y vida familiar. En efecto, además de los permisos de pre y postnatal, la ley consagra el derecho a sala cuna y el de alimentación, ambos considerados como beneficios irrenunciables de la mujer trabajadora.

De acuerdo con el artículo 203 del Código del Trabajo, toda empresa en la que trabajen 20 o más colaboradoras, debe entregar y asegurar el otorgamiento del derecho a sala cuna. Es importante tener presente que la ley no distingue ningún otro aspecto: edad; nacionalidad; estado civil; tampoco hace diferencias respecto de la naturaleza o duración del contrato (a plazo fijo, indefinido, etc.). Por lo tanto, lo primero que debe hacer la futura madre al enterarse de su embarazo, es consultar por la cantidad de mujeres que trabajan al interior de la compañía.

El derecho a sala cuna cobra vigencia a partir de los 84 días del hijo (término del postnatal), y se extiende hasta los 2 años de edad. Durante este período el empleador puede otorgar el beneficio de la siguiente manera:

– Creando y manteniendo una sala cuna anexa al local de trabajo.

– Creando y manteniendo una sala cuna en común con otros establecimientos ubicados en la misma área geográfica.

– Pagando directamente los gastos de sala cuna al establecimiento al cual la trabajadora lleve a sus hijos menores de 2 años.

En esta última hipótesis es el empleador quien designará la sala cuna, pudiendo elegir la que estime conveniente, independientemente de su ubicación y del lugar en que presta servicios la trabajadora. En todos los casos, la sala cuna debe ser de aquellas que cuenten con el reconocimiento de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI).

Además de lo anterior, se debe tener en cuenta que:

– El pago de la sala cuna lo efectúa directamente la empresa, sin entregar dinero a la madre para este efecto.

– Al empleador le corresponde pagar al menos una vez al año el monto por concepto de matrícula.

– El empleador es quien debe cancelar el valor de los pasajes por el transporte que se utilice para la ida y regreso del menor a la sala cuna.

– Este beneficio es exclusivo de la madre, y solo se transfiere al padre en caso de fallecimiento de la progenitora.

¿Y cuándo lo alimento?

Toda madre trabajadora tiene el derecho irrenunciable de dar alimento a sus hijos menores de 2 años. A diferencia del beneficio de sala cuna, tratándose de alimentación, las madres gozan de esta regalía sin importar cuántas mujeres trabajen en la empresa (pueden ser más o menos de 20 trabajadoras). Conforme a lo señalado por el artículo 206 del código laboral, las dependientes de una organización disponen de una hora al día para alimentar a sus hijos, tiempo que para todos los efectos legales se considera como trabajado. Esta prerrogativa se puede ejercer de la siguiente forma:

– En cualquier momento del día dentro de la jornada de trabajo.

– Dividiéndolo en dos fracciones de ½ cada una.

– Postergando o adelantando en ½ hora, o en una hora el inicio o término de la jornada laboral.

Cabe destacar que el permiso de una hora se amplía al tiempo que la madre requiera para trasladarse hacia el lugar donde se encuentran sus hijos menores de 2 años, ya sea que éstos estén en sala cuna, en su hogar u otro sitio.

 

Te gustará leer:

Los derechos de pre y post natal. 

Cómo prepararse para una entrevista de trabajo.