Inicio » 0-24 meses » ¿Con quién dejar a mi bebé?

¿Con quién dejar a mi bebé?

0-24 meses

con_quien_dejar_bebe

 Este tema puede generarte estrés y angustia una vez que sea hora de volver al trabajo. Para evitarlo, lo más aconsejable es que busques con anticipación las opciones que creas mejor para el cuidado de tu guagua; ya sea llevarla a la sala cuna, contratar una nana o bien dejarla con alguna de sus abuelas u otro pariente.

Este proceso será difícil para los dos, sobre todo si pasaron mucho tiempo juntos, pero debes comprender que la reincorporación a la vida laboral no será un obstáculo para su relación. Lo importante es que no te sientas culpable por dejarlo y que tomes la decisión que te haga sentir más segura y tranquila, sabiendo que va a estar bien cuidado.

Sala cuna

Una de las alternativas es que quede a cargo de profesionales; ellas se preocuparán de su atención, desarrollo y estimulación, además de integrar a tu hijo y hacerlo sociabilizar con otros niños. En cuanto al gasto, puede resultar más conveniente que contratar a una nana todos los días.

Es recomendable que quede cerca de la casa o del trabajo de alguno de ustedes. Asimismo, tendrás que informarte si es reconocida por la Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI) y/o por el Ministerio de Educación, ya que es un aval en caso de surgir alguna irregularidad.

Se sugiere que visites varios lugares, te cerciores de cómo funcionan y si cuentan con la infraestructura adecuada. Estos son algunos de los factores más importantes que debes considerar:

1- Asegurarte de que las profesionales sean reconocidas, con una trayectoria que las acredite. Por norma, tiene que haber una educadora cada 20 niños, y una auxiliar cada cuatro o cinco menores, por lo que hay que preguntarlo al momento de la visita.

2- Los sitios donde tu hijo deba estar gran parte del día deben ser espaciosos, ventilados, con mucha luz, calefacción y bien decorados. No debe haber muchos ventanales ni escaleras que puedan presentar algún peligro.

3- Debes averiguar si realizan actividades físicas y en qué sitios las llevan a cabo. Es vital que las tareas educativas sean mediante material llamativo y estimulante.

4- Los baños deben estar en excelente estado, con buenas condiciones para que lo muden y aptos para que lo ayuden a dejar los pañales.

5- Es necesario preguntar si hay algún encargado de los sitios donde comerá, ya que tiene que ser muy higiénico.

6- La comunicación entre la sala cuna y tú y tu pareja debe ser muy buena. Debe tener una libreta donde anoten sus actividades, además de reuniones y constantes entrevistas entre ustedes y la institución.

7- En la sala cuna estará más expuesto a contagios de enfermedades, puesto que tendrá contacto con otros niños. En invierno deberás abrigarlo apropiadamente y dejarlo en casa cuando esté enfermo para no infectar a sus compañeros.

8- Debes saber que será normal que durante los primeros días le cueste adaptarse, por lo que llorará más. Si es mucho, y dura varios días, es preferible consultarlo con un especialista.

¿Y si optas por nana?

También puede ser una opción dejarlo en casa, para lo que es fundamental que entrevistes a varias mujeres para que tengas una idea más clara de lo que buscas. Se sugiere pedir antecedentes a otras personas. Si crees que es una decisión muy compleja, puedes hablar con un sicólogo que esté capacitado en sicodiagnósticos para efectuar test detallados acerca de la personalidad de un individuo, que te entregarán datos relevantes sobre su comportamiento, que pudieran influir en su conducta y desempeño como: ser muy impulsiva, agresiva, descuidada, etc.

Cuando ya elijas a la persona, debes entrenarla para que sepa cuáles son las rutinas de tu hijo, ver si ella se acostumbra a este y que sepa lo que hay que hacer frente a una emergencia.

Si tienes un listado con todos los síntomas, sabrá cómo reaccionar, previniendo y adelantándose a alguna enfermedad. Además, es mejor si cuenta con los números de teléfonos importantes para avisar alguna situación crítica.

Deberás enseñarle todo lo referente a la alimentación, las técnicas de higiene, cómo preparar las comidas y conservarlas, etc. Ellas también tendrán que incentivar al menor, por lo que será tu labor darle a conocer los métodos para que estimule a tu hijo cuando jueguen.

Por sobre todo, será fundamental la buena comunicación entre la nana y ustedes. Para lograrla, tanto tú como tu pareja deben hacer preguntas y así saber cómo estuvo el día. También es esencial que le aclaren que tu hijo es prioridad, antes que el aseo. Si la limpieza es importante para ti, es mejor que contrates a alguien exclusivamente para las tareas del hogar.