Inicio » Embarazo » Más temas sobre embarazo » Antojos y embarazo: dulces tentaciones

Antojos y embarazo: dulces tentaciones

Embarazo

Cropped shot of a young pregnant woman eating a cupcake in the kitchenhttp://195.154.178.81/DATA/istock_collage/a9/shoots/785269.jpg

El bebé viene en camino y tu cuerpo se prepara para su llegada. ¿Qué debes comer durante estos 9 meses? ¿Son reales los antojos? Disfruta de un embarazo tranquilo y saludable con el siguiente reportaje.

Por: Fran Contreras Westermeyer

Largas caminatas nocturnas para conseguir un helado o ganas irrefrenables de comer frutillas fuera de temporada, son algunos de los antojos que tienen las embarazadas durante el período de gestación de su hijo, muchas veces transformándose en un dolor de cabeza para los papás, pero, ¿qué tan ciertas son estas ganas locas de disfrutar de algo rico?

“Los antojos no se deben al aumento o disminución de una determinada hormona del embarazo. De hecho, la ciencia médica no tiene una explicación categórica al respecto, por lo que debemos educar a las mujeres a intentar mantener una alimentación saludable evitando los excesos”, explica el Dr. Luis Ignacio de la Torre, gineco-obstetra de Clínica Ciudad del Mar.

Según relata este médico, durante la década del 60 y 70 se vivía una creciente desnutrición en las embarazadas, lo que se traducía en muchos problemas de salud y desarrollo de los niños. Es por esto que: “Por muchos años la sociedad recomendó medidas que tendían a sobrealimentar a las gestantes con la intención de remediar las falencias nutricionales durante los 9 meses de embarazo”. Este escenario no es aplicable para la sociedad actual, ya que alrededor de un 70% de las mujeres en este estado sufren de problemas de sobrepeso u obesidad.

Por su parte, María José Escaffi, nutrióloga del Centro de Nutrición y Bariátrica de la Clínica Las Condes,  sostiene que los antojos tienen que ver con la regulación del apetito a nivel cerebral. Durante el embarazo hay reportes que muestran un aumento en los niveles de ghrelina, conocida popularmente como la “hormona del hambre”. Esta se sintetiza por el estómago y favorece la regulación del metabolismo energético, traduciéndose en un aumento del apetito.

Las tentaciones más comunes

Dentro de los antojos que abundan entre las embarazadas, los dulces son sin lugar a duda los preferidos. La especialista de la Clínica Las Condes señala que esto se debe a que “el sabor dulce va más allá de la lengua y llega directamente al cerebro, generando placer y sensación de recompensa”. Asimismo, estos efectos pueden verse duplicados por la desregulación en el balance energético que se produce entre el apetito y el peso corporal.

Algunos ejemplos de antojos típicos son:

Chocolates → junto con los dulces, este es uno de los alimentos más añorados por las embarazadas durante la etapa de gestación y luego del nacimiento del niño. Contienen un alto nivel de antioxidantes.

Hielo → el frío puede calmar muchos de los síntomas desagradables, tales como las náuseas y la sensación de bochorno.

Helados → al igual que el hielo, ayuda a controlar el calor durante el embarazo. Además, aporta azúcar, objeto de deseo de la mayor parte de las mujeres en este estado, y el frío sirve para  batallar con las náuseas.

Galletas saladas

Papas fritas → aparte de ser una de las cosas más tentadoras en cuanto a comida chatarra, estas pueden aportar sodio a las mujeres embarazadas.

Limones → las mujeres buscan sabores fuertes, y además es una buena fuente de vitamina C.

Pepinillos → como los limones, se eligen por su sabor fuerte. Este antojo puede incluir cualquier alimento de conserva en vinagre.

Comidas picantes → la elección de cosas picantes se explica por la necesidad de las mujeres de encontrar sabores contundentes y fuertes durante este período.

Queso → se cree que es por la necesidad de calcio que exige el cuerpo, siendo a su vez un alimento sumamente tentador a la hora de picar algo durante el día.

Fruta →aportan azúcares y vitaminas, además de ser una fuente de agua fresca, manteniendo hidratada a la futura mamá.

Huevos → constituyen la fuente de proteínas por excelencia. Deben estar bien cocidos para evitar enfermedades como la salmonella.

Se dice que la necesidad de ciertos sabores puede revelar el sexo del hijo. Mientras que las niñas se asocian a cosas dulces como chocolates, galletas, pasteles y helados, además de la preferencia por productos lácteos, la espera de un niño implicaría antojos salados, picantes, amargos y de comidas con alto contenido proteico.

También existe un fenómeno conocido como “pica”, en el que las embarazadas sienten ganas de comer o masticar sustancias no nutritivas, tales como: polvo, ladrillos, hielo e incluso tierra. Según los expertos, se debería a la necesidad de elementos como calcio o hierro.

¿Cuánto debo subir de peso?

La espera de un hijo significa que el cuerpo sufrirá modificaciones sí o sí, incluyendo una variación del peso corporal. Según explica el doctor de la Torre, hoy la minoría de las mujeres comienzan su embarazo en su peso normal, debiendo subir entre 8 a 11 kilos en la gestación, o sea, un kilo al mes.

En el caso de mujeres que sufren de sobrepeso, estas deben encontrarse en un margen de entre 6 a 8 kilos más durante la gestación, subiendo idealmente alrededor de 750 gramos mensuales. Las pacientes obesas debieran sumar alrededor de 6 kilos durante la gestación.  

“Esta es una tarea muy difícil, por lo que insistimos que aquellas mujeres que deseen planificar un embarazo, o las que inician uno, tomen medidas para controlar su peso, aumentando la actividad física y reduciendo la ingesta de carbohidratos simples”, afirma el médico.

¿POR QUÉ AUMENTAMOS DE PESO DURANTE EL EMBARAZO?

Recién nacido 3.500 gr.
Placenta 500 gr.
Líquido amniótico 800 gr.
Glándula mamaria 400 gr.
Útero 1.000 gr.
Líquido extracelular 1.300 gr.
Volumen sanguíneo 1.500 gr.
Reservas maternas 3.500 gr.
Total 12.500 gr.

Fuente: María José Escaffi, médico internista y nutrióloga del Centro de Nutrición y Bariátrica de Clínica Las Condes.

¿Qué puedo hacer con mis antojos?

Sabemos que luchar contra los antojos siempre será una tarea difícil, pero consejos como ordenar las comidas o reemplazar algunos alimentos te ayudarán a mantenerte en forma y llevar un buen embarazo.

“La recomendación que doy a mis pacientes es ‘debes comer bien’, lo que significa seleccionar mejor los alimentos que consumes, reducir y ojalá eliminar la comida chatarra. Además, disminuir el tamaño de los platos e incorporar colaciones para evitar períodos mayores a 4 horas entre comidas”, dice el doctor de la Torre.

También es importante reducir el tamaño de las porciones, balanceando desayuno, almuerzo y comida, incluyendo al menos 5 porciones de verduras diariamente. No olvides disminuir los carbohidratos simples como el arroz, papas, zapallo camote, harinas blancas y sobre todo el pan.

A continuación, te dejamos una lista de consejos fáciles para llevar antojos saludables:

Disfruta de yogurts cremosos y bajos en grasa, que te servirán paramantener la línea.

Opta por chocolate negro y con alto contenido de cacao. A mayor porcentaje de cacao, menor será el contenido de azúcares presentes.

Cambia aperitivos salados por frutos secos y ojalá sin sal. Esto te ayudará a luchar contra la retención de líquidos tan común en las embarazadas.

Sustituye masas, panes y dulces por pan integral con mermelada, o mezcla cereal de avena con frutos como damascos secos picados.

Crea hábitos o actividades para mantenerte activa y no pensar todo el tiempo en comer. El ocio genera ansiedad, por lo tanto, querrás comer más.

No te saltes las comidas. Así ordenas tus hábitos y evitas comer a deshoras.

Es importante que cuentes con un rico surtido de frutas y verduras de estación en casa. Este tipo de alimentos te brindan todos los nutrientes necesarios, ayudándote a evitar comer cosas calóricas y de bajo aporte nutricional.