Inicio » Embarazo » Más temas sobre embarazo » Y ahora, ¿cómo duermo?

Y ahora, ¿cómo duermo?

Más temas sobre embarazo

mama-y-bebe-embarazo -como dormir

Mientras más abultado esté tu vientre, más común será que tengas problemas para buscar una forma que sea confortable para descansar, pero además hay ciertas precauciones que debes tomar.

Luego de la semana 16 de embarazo, es necesario que evites dormir de espalda. La razón es que al estar de esta manera, tu peso y el del útero en crecimiento pueden afectarte, ya que presionarás tus intestinos y la vena cava superior, que es la encargada de llevar la sangre desde la parte inferior del cuerpo hasta el corazón. Las complicaciones de esto es que tu presión sanguínea podría bajar y llegar menos oxígeno a la placenta y, por tanto, al bebé. Es por esto, que si al estar acostada sientes mareos o falta de aire, debes cambiar de postura rápidamente para no afectarlo.

Cabe mencionar que recostarse sobre el lado derecho, sobre todo en los meses más avanzados del embarazo, también puede presionarse la vena cava e impedir la correcta oxigenación para tu bebé.

Según los expertos, cuando tu vientre ya es notorio, una de las formas más cómodas y seguras es que te coloques hacia el lado izquierdo y en posición fetal con una almohada entre las piernas. Esta postura, te ayuda a descansar y será beneficiosa debido a que aumenta el flujo de tu sangre hacía la placenta y disminuye la hinchazón de tus tobillos, manos y pies y, además, aumenta el aporte de oxígeno y nutrientes al bebé.

Además, una almohada entre las rodillas ayudará a aliviar las dolencias de la espalda, típicas del embarazo.

Por otra parte, antes de dormir puedes seguir ciertos consejos que te ayudarán a evitar síntomas molestos que son comunes durante el periodo de gestación.

Uno de ellos es la acidez. Para evitarla, al acostarte debes poner almohadones y quedar sentada sin apoyarte muy fuerte en el área lumbar y el cuello, para prevenir dolores musculares.

Para aliviar la hinchazón de las extremidades, es conveniente colocar una almohada sobre los gemelos y acostarte unas horas con las piernas elevadas, de esa forma también estarás evitando várices y calambres.

Por último, beber una infusión de lavanda o naranja contribuye a relajarse y predisponerse para un mejor descanso. De cualquier modo, siempre es conveniente consultar con tu doctor qué puedes hacer y tomar antes de irte a dormir para renovar la energía y sentirte mejor al día siguiente.