Inicio » Kids » Verano & niños: Tiempo ideal para estimular su lectura

Verano & niños: Tiempo ideal para estimular su lectura

Kids

lectura-infantil-mamaybebe-cl

En vacaciones solemos relajarnos y dejar que nuestros hijos administren sus tiempos de manera más libre, con menos reglas o imposiciones, pero una tarea que no debiesen dejar de lado es la lectura. El transformar esta actividad en un panorama que los entusiasme es un desafío compartido, por lo que a continuación te orientamos para que sepas elegir correctamente los libros más adecuados de acuerdo a sus edades.

De seguro has escuchado que mientras antes se comience a estimular la lectura en los niños, tanto mejor. Pues bien, esto es muy cierto y dicha enseñanza no requiere necesariamente que sepan leer, pues en este aprendizaje cobra vital importancia el sentido del oído.

Los niños forman su mundo a través de lo que escuchan, por ello lo ideal es fomentar la lectura desde el embarazo, pues está comprobado que incluso estando en el útero, los fetos son capaces de reconocer la voz de sus padres. Una vez que nacen, es esencial  leerles aunque se crea que no entienden, pues de a poco irán relacionando la lectura con una sensación agradable, transformándose en un momento de apego.

Sin embargo, si aún no has potenciado este hábito en tus hijos, ¡nunca es tarde para empezar! Y para orientarte, recurrimos a María Teresa Ferrer, periodista, autora de libros infantiles y vicepresidenta de Colibrí IBBY Chile, quien nos entregará ciertas sugerencias.

Para menores de 1 año

Se aconseja leerles cuentos, recitarles poesías, cantarles canciones e inventarles historias. Si se les lee  un libro, hacerlo en voz alta, para que se acostumbren a la sonoridad de la narración y a relacionar la oralidad con la calidez afectiva.

Para preescolares (2-5 años)

Buscar libros con textos cortos, sencillos y con muchas ilustraciones. Los versos, las rimas, algún contenido  que tenga repeticiones o en donde se pueda adivinar lo que sigue, son un éxito entre los más pequeños.

A partir de esta edad se les pueden mostrar los libros álbum, en los que el texto y las ilustraciones se complementan. Ambos lenguajes interactúan y son igualmente relevantes para entender la historia.

“Es importante adquirir el hábito de leerles a diario y preocuparnos de inculcarles el gusto por la lectura tal como nos preocupamos de su alimentación y de su bienestar. En esta etapa el rol de los padres o del adulto responsable es fundamental”, asegura María Teresa Ferrer.

Para mayores de 6 años

A esta edad algunos niños comienzan a leer solos, entonces es esencial buscar textos acordes, pues enfrentarlos a un libro muy difícil podría generarles un sentimiento de rechazo que se podría extender en el tiempo.

También es importante escuchar sus intereses y buscar ejemplares que toquen los temas que les apasionan como fútbol, bailarinas, princesas, animales y piratas, entre otros.

“Ayuda también crearles un rincón de lectura en la casa, con libros a la mano, que tengan como primer fin entretener y no enseñar”, afirma la vicepresidenta de Colibrí IBBY Chile.

Para mayores de 9 años

“A esta edad algunos niños que quizás se mostraron muy interesados en la lectura cuando eran más pequeños, se empiezan a poner un poco más reacios a medida que crecen. Es vital no obligarlos a leer, sino que combinar las lecturas obligatorias del colegio con otras que ellos escojan por placer. Tratar de que no relacionen jamás esta actividad con un castigo. Si les asustan los textos largos, presentarles novelas gráficas, cómics e historietas. No hay que subestimar ningún tipo de lectura”, afirma la escritora.

Y agrega, “un consejo importante para todas las edades: demos el ejemplo. Los niños son excelentes imitadores y la lectura es altamente contagiosa. Pedirles que sean lectores si nunca nos han visto leer es como querer que sean deportistas cuando nadie en la familia demuestra interés por la actividad física”.

Beneficios de la lectura

Durante la primera infancia este hábito genera apego, el que es muy beneficioso para los niños, pues reconocen la dedicación del adulto que los acompaña, transformando la actividad en una experiencia enriquecedora para toda la familia.

Cuando ya son más grandes, aquellos infantes que han desarrollado el hábito tienen mayores posibilidades de lograr el éxito en toda la etapa escolar, pues han entrenado su talento natural de aprender en un contexto lúdico, desarrollando la comprensión y ampliando el vocabulario.

Además, contarán con herramientas que les servirán no solo para tener un buen rendimiento académico, sino que también para ser más felices, pues se estimula la empatía, la inteligencia emocional, la creatividad, la vivacidad, el humor y la autonomía, entre otros.

¿Por qué leer en verano?

Las vacaciones son un excelente momento para estimular la lectura porque los menores  podrán relacionarla con días de relajo y disfrute y no solo como una obligación escolar. Es esencial  que se logre incorporar el hábito de manera natural, sin presiones ni obligaciones, y darles la posibilidad de abandonar la elección escogida en caso que no los haya cautivado.

Frecuencia de lectura ideal

Si se quiere integrar el hábito en la familia, se sugiere realizar rutinas diarias de 10 a 15 minutos, en donde la interacción, los cambios tonales y la entretención sean la tónica que guíe la actividad.

Tips para estimular la lectura:

– Comprometerse con el hábito lector de los hijos, otorgándole tanta importancia como cualquier otro (alimentación, sueño, etc).

– Contar con material de lectura en casa.

– Regalar y premiar con libros.

– No obligarlos a leer ni menos utilizar esta actividad como un castigo.

– Buscar libros de acuerdo a su edad e intereses.

– Leerles en voz alta, incluso cuando ellos ya puedan hacerlo por su cuenta.

– Visitar librerías y bibliotecas.

– Presentarles formatos novedosos: libros de chistes, novelas gráficas, textos informativos, etc.

– Llevar libros durante las vacaciones, ideal si están relacionados a los lugares que van a visitar.