Inicio » Destacado 1 » Vacaciones con padres separados, cómo enfrentarlo

Vacaciones con padres separados, cómo enfrentarlo

Destacado 1

vacaciones_padres_separados_mamaybebe_cl

¿La situación te suena familiar? Entonces sigue estas pautas para que la circunstancia de estar separados no transforme las vacaciones en una ocasión de conflicto, sino que por el contrario otorgue un espacio para compartir, descansar y pasarlo bien.

Las vacaciones son especialmente esperadas por los niños en edad escolar, pues simbolizan el cese de las clases, la reunión con amigos y los ansiados paseos familiares. Sin embargo, este anhelo infantil puede verse perturbado cuando se trata de hijos de padres separados. En estos casos, las rencillas entre los padres y la falta de experiencia pueden terminar arruinando una situación que debería ser de gozo y esparcimiento. Para evitar aquello, es necesario que los padres sepan negociar y llegar a acuerdos que vayan en beneficio de toda la familia, sin dejar de considerar que los hijos tienen algo que decir al respecto y que, en consecuencia, deben ser escuchados. Es normal que los pequeños generen ideas y fantasías en torno a las vacaciones, por ello es esencial que cada uno de los padres pueda conversar con sus hijos para delimitar el nivel de expectativas, estableciendo criterios de realidad.

A lo anterior se agrega que para los niños es relevante saber con claridad el lugar, tiempo de permanencia, fecha de regreso a la casa e incluso quiénes son las personas con las que compartirán las vacaciones. Al respecto, Susana Arancibia, docente de la escuela de Trabajo Social de la Universidad del Pacífico y especialista en resolución de conflictos y mediación familiar, plantea: “La planificación constituye un punto central, generándole a los menores la certeza necesaria para disfrutar con tranquilidad de las vacaciones”. Asimismo, es muy importante tranquilizar a los niños, señalándoles que el padre o madre que se queda en casa estará bien durante el periodo de vacaciones, “debemos disminuir los sentimientos de angustia y culpabilidad que puede llegar a sentir el infante por dejar solo a uno de sus padres”, añade la profesional.

Consejos para pasar unas vacaciones de invierno sin problemas

1.- La cantidad de días debe ser coherente con el régimen de visitas que rige durante el año. Si el niño no está acostumbrado a ver habitualmente al padre no custodio, pasar demasiado tiempo con él puede generarle una situación de estrés. Mientras más pequeño es el hijo, más depende de la cercanía de su figura de apego principal, por lo que no da lo mismo la cantidad de días que está lejos de ella. Si existe una buena relación con el padre no residencial, se recomienda comenzar con un periodo de vacaciones de 4 a 7 días, aumentándolo progresivamente con los años hasta llegar a un tope máximo de 15 días.

2. Los objetos de transición emocional como peluches o almohadas, relacionan al menor con su figura de apego. Por ello, si el niño tiene un objeto de transición emocional, es bueno dejar que lo lleve con el propósito de que se sienta tranquilo y contenido durante las vacaciones.

3.- Es esencial que en el periodo de vacaciones los niños puedan comunicarse libremente con el padre ausente. No es aconsejable restringirles o negarles el contacto. A los pequeños les gusta saber y sentir que el otro padre sigue existiendo, por lo que es fundamental hacerlo presente en las vacaciones, ya sea llamándolo por teléfono, o enviándole una fotografía.

4.- Si la separación es reciente o el hijo aún no la tiene bien asimilada, no es aconsejable ir de vacaciones con la nueva pareja, pues aquello no hace sino aumentar los niveles de estrés del menor.

5.- Como padres, es necesario entregar a los hijos una sensación de tranquilidad, seguridad y estabilidad, preparándolos positivamente para ir de vacaciones con el progenitor no custodio. De lo contrario, el niño percibirá las vacaciones como algo negativo.

6. A lo largo de las vacaciones los menores requieren de atención, necesitan ser escuchados y abrazados, de manera que brindar dedicación a pasarlo bien, jugar y disfrutar del tiempo libre junto a ellos permitirá fortalecer los lazos paterno-filiales.

 

Te gustará leer:

Reforcemos el vínculo con nuestros hijos en vacaciones.

Vacaciones, tips para entretenerlos en la ruta.