Inicio » Embarazo » Más temas sobre embarazo » Un parto natural

Un parto natural

Más temas sobre embarazo

mama-y-bebe-embarazo -leer

Previo a la llegada del recién nacido dedicamos bastante tiempo a comprarle ropa, pintar su pieza, elegir su nombre y preparar la maleta para la clínica, pero un tema al muchas veces no se le dedica la atención necesaria es al de la planificación del parto. Conoce cómo es uno natural y anímate a vivir la experiencia.

En Chile, la tasa de cesáreas es una de las más altas del mundo, bordeando el 40%. Esta realidad tiene una explicación bastante simple que es la comodidad de agendar el día y hora del parto para que así tanto madre como doctor optimicen su tiempo.

Es innegable que muchas de estas cirugías son necesarias, sin embargo la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el porcentaje no debiese superar el 10 ó 15% por lo que la situación nacional da para pensar.

Frente a este escenario el interés por respetar la naturaleza de la mujer y solicitar partos naturales ha cobrado fuerza, lo que ha llevado a que incluso clínicas privadas estén ofreciendo este servicio.

Me interesa ¿Qué debo hacer?

Si tu embarazo ha sido saludable, lo primero que debes hacer es informarte. Esto es fundamental ya que si bien tu cuerpo está naturalmente capacitado para vivir la experiencia del parto, hay factores sicológico que debes aprender a manejar, como son la paciencia, los miedos y la tolerancia y respeto al dolor, entre otros.

Una vez decidida, la invitación es a preocuparte de cuidar los siguientes detalles:

1. Intimidad
El nacimiento es un proceso involuntario, es decir, con paciencia se producirá solo, así como ocurre con el sueño o la digestión, pero a diferencia de éstos, requiere que la mujer se entregue y deje actuar a su instinto mamífero (sistema límbico).

Al igual que ocurre con el resto de los animales, la madre requiere de una atmósfera íntima, en la que pueda experimentar el recogimiento y se sienta segura tanto física como emocional. Si este punto no existe y la mujer siente algún grado de stress, las hormonas del parto se inhiben.

Por lo anterior, el ambiente ideal es muy similar al que se necesita para poder dormir, es decir, penumbra, silencio, cálido, que suene música muy suave que sea de gusto de la madre y que la acompañen quienes le entreguen amor y contención.

2. Elegir la posición
A diferencia de lo que ocurre normalmente en los servicios de salud, parto natural se recomienda la posición vertical ya que acorta y amplía el en el canal de parto, facilita la ayuda de la fuerza de gravedad y permite que las articulaciones de las caderas se abran, dando paso al feto de manera más fluida.

Otras posturas que también se utilizan son en cuclillas, de lado o en cuatro patas, ya que se respeta el instinto y por ende la posición que adopte la madre siempre será la más idónea para ese parto.

3. Cuerpo médico
El hecho de que sea un parto natural no significa necesariamente que no exista presencia de profesionales de la salud. De hecho, se recomienda que estos sí acompañen a la madre durante todo el proceso pero desde un rol más bien observante, que acompañe discretamente en los momentos que lo requiera la mujer.

Por lo general esta compañía la ofrecen matronas o doulas, que son personas que con mucho conocimiento tanto técnico como psicológico y que tienen la facultad de interferir en caso que exista alguna complicación.

Para estos casos, previo a la fecha de parto es muy importante que en conjunto se defina cuál será el centro de salud al que se recurrirá de ser necesario y también -si así se desea- estar en contacto con un médico que pueda realizar una cesárea de emergencia.

4. Recibiendo al recién nacido
En este punto también existen diferencias con la forma en la que tradicionalmente se reciben a los bebés. De partida, el cordón umbilical no se corta hasta transcurrido alrededor de 2 ó 3 minutos del alumbramiento, puesto que éste continúa entregándole sangre oxigenada al recién nacido, la que es necesaria para comenzar a usar sus pulmones sin angustia de que le falte oxígeno.

Además, no se separa de la madre para pesarlo, medirlo, etc, ya que el vínculo que se genera de ese primer contacto tiene aspectos positivos científicamente comprobados como es el generar un vínculo seguro con su hijo. Un trabajo pionero en Sudamérica realizado por investigadores de la Universidad de Chile y de la Universidad del Desarrollo, arrojó que cerca del 80% de las mujeres que tiene un parto normal logra esta conexión, mientras que si el nacimiento fue por cesárea, la cifra desciende un 20%.

El parto natural es una invitación a recuperar la naturaleza de la mujer, a creer y confiar en el instinto del cuerpo y a considerar los adelantos tecnológicos sólo como una herramienta útil en casos de complicaciones y riesgos y no como la base de este proceso natural que es el dar a luz.