Inicio » 2-3 años » Salud bucal infantil, todo lo que debes saber

Salud bucal infantil, todo lo que debes saber

2-3 años

salud_buca_infantil

La preocupación por la salud bucal de los niños debe comenzar a manifestarse durante el primer año de vida. A partir de entonces los padres deben crear hábitos de limpieza que permitan conservar dientes saludables y fuertes. Pero, ¿cómo hacerlo?, ¿cuándo debo llevarlo al dentista? Acá te ayudamos a aclarar las dudas.  

Las cifras en materia de salud bucal infantil no son auspiciosas, pues de acuerdo con el último estudio realizado por el Ministerio de Salud, en Chile el 17% de los niños de 2 años ya tiene caries, seguido por un 48% de los menores de 4 y un 70% de los de 6 años. Se trata de un escenario preocupante si se tiene en consideración que el cuidado temprano es fundamental para el buen desarrollo dental del infante.

Por lo anterior, la limpieza de los dientes debe comenzar a iniciarse desde el momento en el que aparece el primero de ellos. En consecuencia, es imprescindible que los padres asuman precozmente una actitud responsable frente al tema. Para orientarnos acerca de este proceso, Pamela Bornscheuer y Gabriela Cancino, odontopediatras del centro KidSmile, responden las interrogantes más frecuentes.

¿A qué edad debe efectuarse la primera visita al dentista?

Es recomendable que la primera visita al dentista sea durante el primer año de vida, o bien, cuando aparece el primer diente en la boca. Si bien en esa ocasión solo se examinará la boca del bebé, podrá aconsejarlos sobre una adecuada alimentación y limpieza bucal. También explicará cómo será el proceso de erupción de los dientes, los tiempos en que ocurre y las medidas para prevenir molestias.

Luego de la primera visita, ¿con qué periodicidad se debe acudir al dentista?

En general los controles son cada 6 meses, dos veces al año. A menos que el especialista sugiera que sean más seguidos, cada 3 meses. Dependerá de cada caso en particular.

¿Cuáles son las principales causas de aparición de caries infantiles?

Estas se relacionan en gran medida con el consumo lácteo. Recordemos que tanto la leche de fórmula como la materna son cariogénicas, no solo los dulces son los que producen caries. Es por esto que se aconseja lavar los dientes, encías y lengua después de cada vez que el niño coma o tome leche.

¿Existen alimentos que contribuyen a la buena salud bucal?

Sí, el agua potable en Chile contiene flúor agregado, por lo que aparte de brindarnos una adecuada hidratación, nos ayuda a prevenir caries. Hay alimentos que favorecen la autolimpieza bucal como la manzana y zanahoria.  Además el queso y el maní producen un efecto favorable en la boca, que disminuye el riesgo de caries.

¿El chupete o la mamadera son tan perjudiciales para la buena salud bucal?

Estos son muy útiles como medidas de alimentación y pacificador, su uso adecuado durante el tiempo recomendado no es perjudicial. La clave es saber en qué momento utilizarlos y hasta qué edad. Se sugiere no prologar el uso de ninguno de los dos más allá de los 2 años de edad, ya que puede provocar mayor riesgo de caries y problemas de mordida. Es importante que hasta esa edad su uso sea el correcto; la mamadera solo para alimentarlos, no para que jueguen con ella; y el chupete únicamente en caso que se requiera como pacificador, no tenerlo a libre disposición (colgado de un prendedor) y que no duerman toda la noche con el chupete

Hazles una rutina

Animarlos a esto es la clave para que los niños conserven dientes sanos y sin caries. Toma nota de los tips recomendados por los especialistas.

1- Procura mantener horarios de comidas y evita que tu hijo coma a deshora.

2- Intenta reservar el consumo de dulces y golosinas solo para ocasiones especiales.

3- Ayúdalo a cepillarse los dientes después de cada comida, y al menos dos veces al día.

4- La limpieza dental debe realizarse con un cepillo especial para niños, que sea suave y de cabezal pequeño.

5- Utiliza pasta elaborada para menores, pero si tu hijo ya sabe escupir la pasta y no se la traga, puede usar productos para niños mayores de 6 años, debido a que la elaborada para menores de edad es muy baja en flúor.

6- Incentiva y motívalo a lavarse los dientes: Una buena idea es hacer un calendario donde pueda marcar una cruz cada vez que realice la acción.