Inicio » Embarazo » Más temas sobre embarazo » Ventajas y desventajas de los distintos tipos de parto

Ventajas y desventajas de los distintos tipos de parto

Destacado 1

Aun cuando la Organización Mundial de la Salud promueve el nacimiento por vía vaginal, hoy en día muchas mujeres optan por una cesárea programada. Para que estés informada antes de elegir, aquí te contamos un poco sobre las ventajas y desventajas de estas tres maneras de dar a luz.

PARTO NORMAL

Esta es la alternativa más utilizada por las mujeres. Se diferencia del parto natural porque aquí se aplica una anestesia epidural, que adormece el cuerpo desde la cintura hasta los pies, para así evitar el dolor provocado por la posición de la guagua.

Lo que demore el trabajo de parto depende de cada una. Sin embargo, independiente del tiempo, la dilatación ocurre en tres fases. La primera se conoce como latente o temprana, que se inicia cuando el cérvix se dilata hasta los 2 centímetros. Luego viene la fase activa, que es cuando el cuello del útero se dilata entre 4 y 8 centímetros, haciendo que las contracciones sean más intensas y molestas. Por último está la de transición, en la cual la dilatación del cérvix es total, hasta los 10 centímetros. Las contracciones se repiten cada 2 o 3 minutos. Esta etapa es muy cansadora y se pueden sentir mareos, náuseas, ganas de evacuar, dolor en el recto y calambres en los glúteos.

Las contracciones serán intensas y ayudarán al proceso de dilatación. Si esta no se inicia en los tiempos adecuados o existe alguna patología, se induce mediante gel de prostaglandinas, por amniorrexis o con oxitocina, que es una hormona natural que estimula el parto.

El nacimiento puede durar entre 30 minutos y 2 horas, y se inicia una vez que el cuello del útero se ha dilatado completamente. Se debe estar alerta a las indicaciones de la matrona, además de inspirar profundo y pujar con fuerza tras cada contracción.

Durante la última fase se puede efectuar una episiotomía (incisión de unos 2 o 3 centímetros, que va de la vagina al recto) para ampliar el canal de salida y evitar desgarros musculares de esa zona. Cuando haya salido la cabeza, hay que dejar de pujar, puesto que tu guagua ya está lista para que la saquen.

Luego del nacimiento, en un lapso de 5 a 30 minutos, comenzará la expulsión de la placenta y otros anexos fetales mediante contracciones. Al mismo tiempo, la matrona realizará suaves masajes en el fondo del útero para facilitar su salida. El útero continuará contrayéndose. Y en cuanto suturen la incisión, la mamá podrá tener a su hijo en brazos.

Ventajas

– La madre es protagonista y aunque le hayan suministrado la epidural, tendrá un papel determinante en el nacimiento de su hijo.

– No necesita una intervención quirúrgica, la cual conlleva riesgos de hemorragias, coágulos, bloqueos intestinales, etc.

– Las posibilidades de infección uterina son menores.

– Mantiene unos niveles de azúcar en la sangre adecuados y ayuda a que la placenta reciba más oxígeno.

– La mamá podrá estar con su guagua inmediatamente.

– La hospitalización no es larga, bastan un par de días.

– La recuperación es más rápida.

– Al pasar por el canal de parto, el recién nacido se impregna de todas las bacterias de su madre y estas le ayudarán a fortalecer su sistema inmunitario.

– Durante el parto normal, la guagua también genera hormonas, como la adrenalina, que lo mantendrán en estado de ‘alerta’ durante sus primeras horas de vida.

Desventajas

– Los dolores son muy intensos en el momento de dar a luz por la dilatación de la vagina y las contracciones.

– Existe riesgo de desgarro en el perineo.

– Es posible que sea necesario realizar una episiotomía (corte vaginal) para facilitar la salida de la guagua.

– Hay riesgo de sufrir incontinencia urinaria postparto o disfunción sexual.

– La duración del trabajo de parto es larguísimo, pudiendo superar las 10 horas.

PARTO NATURAL

La corriente que defiende el nacimiento sin intervención médica -y sin ningún tipo de medicamento- es cada vez más fuerte en nuestro país, haciendo que el parto en casas o lugares acondicionados exclusivamente para este fin hayan dejado de ser un hecho aislado. Se recomienda que quienes quieran intentar este nacimiento, hayan llevado un embarazo sin complicaciones, que el parto se desarrolle entre las semanas 37 y 42, y que cuenten con una excelente red de apoyo, ya sea por parte de la pareja o de la familia.

Aquí, el nacimiento responde al proceso fisiológico de la mujer, de manera que se respetan sus tiempos y necesidades espontáneas. El acontecimiento no es asistido por medicamentos (no se utiliza suero, anestesia, ni nada), de esa forma, es la madre quien dirige el trabajo de parto, lo experimenta con plena conciencia, sin intermediarios y logra generar un vínculo aún más profundo con su hijo. Sin embargo, se debe tener claro que no todas las mujeres pueden dar a luz de esta manera.

En este tipo de parto los riesgos son mínimos, puesto que no hay intervención externa, por lo que no se altera el medio químico de la madre ni del feto. Los doctores o personas aptas para este proceso solo apoyan y evalúan que los latidos de la guagua estén bien y que las contracciones se produzcan de forma normal y con la frecuencia e intensidad necesarias.

Ventajas

– Es un parto menos observado e intervenido.

– La mamá puede escoger la posición que más le acomode para dar a luz, sin tener que estar en una silla ginecológica.

– Su costo es menor que el del parto normal, porque no se usan medicamentos y la estadía en la clínica es más breve.

– Es un momento que la madre no olvidará jamás.

– La guagua nace en el momento justo; es ella quien decide cuándo hacerlo.

– Los nacidos así tienen una mejor respiración.

– Durante el trabajo de parto natural, el menor produce muchas catecolaminas (hormonas como la adrenalina), que permiten activar el sistema metabólico (para producir energía y calor) y optimizar la eficacia de su corazón y de la circulación sanguínea.

– Debido a que no se usa anestesia epidural, la madre no pierde la sensibilidad corporal, lo que le permite estar más cómoda durante las contracciones.

– La mamá está mucho más activa en el proceso del nacimiento.

Desventajas

– El dolor es completamente inevitable.

– Los desgarros son muy frecuentes y es difícil prevenirlos, ya que todo depende de las características físicas de cada mujer.

– Las contracciones uterinas disminuyen el flujo de sangre a través del cordón umbilical y el oxígeno que recibe feto es menor durante el parto, lo que puede provocar algún contratiempo o sufrimiento fetal.

CESÁREA

Fue creada como una alternativa al parto normal en el instante en que se presentan problemas durante la gestación. Se trata de un procedimiento quirúrgico que consiste en practicar un corte en el abdomen y el útero, a través del cual se extrae al infante. En algunos casos, se programa por anticipado y en otros, se realiza cuando surgen complicaciones.

Este método se recomienda cuando:

– Se producen enfermedades durante el embarazo.

– Si hay patologías en el feto, como cordón umbilical enrollado en el cuello.

– Se perciben problemas durante el parto.

– Si no hay contracciones al instante del parto y la inducción no surte efecto.

– La guagua sufre las horas del trabajo de parto y no pasa por la adaptación de los huesos de la cabeza.

– Si la madre tuvo una cesárea ‘clásica’ en el parto anterior con corte uterino vertical (lo cual es relativamente poco común) o más de una cesárea.

– Si es un embarazo múltiple; algunos gemelos pueden nacer por parto vaginal, pero todos los de trillizos o más requieren una cesárea.

– La guagua viene de nalgas o está en posición transversal (de costado).

– La mujer sufre de placenta previa.

Una vez en el pabellón, el doctor esperará que la futura madre tenga algunas contracciones y luego se aplicará anestesia y se iniciará la operación. Como la intervención es relativamente rápida, podrá sostener a su hijo en brazos, mientras el equipo médico cierra la incisión.

Ventajas

– Puede ser programada, evitando el nacimiento en alguna fecha complicada o poco práctica.

– El tener todo controlado ayuda a reducir el estrés materno del parto.

– El trabajo de parto es corto y con duración previsible.

– El parto será sin dolor.

– La operación dura entre 3 a 4 horas, comparado con los otros partos que pueden durar hasta 20 horas.

– Garantiza que el ginecólogo escogido por la madre estará disponible el día del parto.

– Elimina el riesgo de complicaciones relacionadas al proceso de trabajo de parto vaginal.

– Reduce el riesgo, a largo plazo, de prolapso uterino o de vejiga e incontinencia urinaria en la madre.

Desventajas

– Es una cirugía con anestesia y cualquier operación conlleva riesgos de infección y daño a otros órganos.

– No se estimulan los sentidos del recién nacido.

– Hay mucho menos contacto inmediato con la guagua.

– El tiempo de recuperación es más lento y puede tardar entre 4 a 8 semanas.

– Puede ser más difícil amamantar al principio, debido al dolor de la cirugía.

– La cesárea es más cara que el parto natural.

EXÁMENES AL NACER

– Se le toma la temperatura para asegurarse que no tiene fiebre.

– Se mide, pesa y toma el perímetro craneal.

– Se le administra un colirio antibiótico en los ojos para evitar la aparición de conjuntivitis provocada por los gérmenes presentes en las vías genitales de la madre.

– También se le dan algunas gotas de vitamina K al recién nacido para permitir una buena coagulación y evitar la aparición de alguna enfermedad hemorrágica.

– Se le realiza el Test de APGAR: apariencia, pulso, gesticulación, actividad y respiración. Este se efectúa al minuto, a los 5 minutos y, en ocasiones, a los 10 minutos de nacer. A cada parámetro se le asigna una puntuación entre 0 y 2. Sumando las cinco puntuaciones se obtiene el resultado del estudio.

– Se le toma una muestra de sangre del cordón umbilical. Esta se utiliza para clasificar su grupo sanguíneo.

– A las 24 horas se le hace un Screening Auditivo de Emisiones Otoacústicas, que determina si el recién nacido presenta alguna alteración auditiva, específicamente sordera congénita.

– A las 48 horas se les efectúa una Pesquisa Neonatal Tradicional (PKU/TSH), que consiste en un pequeño pinchazo en el talón para obtener una muestra de sangre que se envía al laboratorio de enfermedades metabólicas del INTA (Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos).