Inicio » Kids » Picaduras de insectos, cuándo alarmarse

Picaduras de insectos, cuándo alarmarse

Kids

cuando picadura insecto grave

En verano nuestros hijos se ven más expuestos a las molestas picaduras de insectos. El Dr. Werner Jensen, infectólogo de Clínica Ciudad del Mar,  explica cómo reaccionar en estos casos y cuándo es oportuno acudir a un especialista.

Inflamación, picazón, enrojecimiento y/o dolor en la zona afectada, son algunos de los síntomas que las personas pueden experimentar tras sufrir una picadura o mordedura de insecto. Algunas, además de ser molestas, son dolorosas y pueden derivar en cuadros peligrosos para la salud, como es el caso de las picaduras de abejas y avispas, y las mordeduras de arañas.

“En verano, con el sol y el calor, los insectos como los mosquitos, abejas o avispas, son más activos porque se encuentran en su etapa de proliferación, lo que incrementa el riesgo que sufrir alguna picadura, y, en consecuencia, contraer alguna enfermedad. Por ello es que es de suma importancia tomar precauciones que ayuden a evitar estos episodios”, sostiene el infectólogo Dr. Werner Jensen.

Generalmente, cuando las picaduras son causadas por pulgas, mosquitos, chinches y ácaros, aparte de la roncha, se comienza a sentir ardor y picazón en la zona afectada. Cuando son producto del ataque de abejas, avispas, arañas o alacranes, surgirá una lesión cutánea y habrá un intenso dolor. “Dependiendo de la persona que sufre la picazón o mordedura, habrá una reacción alérgica más severa o incluso una reacción anafiláctica que puede ser mucho más grave”, explica el Dr. Jensen.

Cómo reconocerlas

Por lo general, este tipo de afecciones se distinguen porque se produce una reacción inflamatoria local en la zona de la picadura, denominada roncha o habón. Además, hay un aumento de calor, enrojecimiento y también dolor, aunque este último no siempre está presente.

La mayoría de las veces, la reacción inflamatoria desaparece en 48 horas y no requiere consulta médica. No obstante, hay personas que tienen antecedentes de alergia o desarrollan cuadros de mayor compromiso cutáneo con varias lesiones, picazón o edema; en tales casos, se aconseja consultar con algún especialista y usar antihistamínicos y/o corticoides.

“Existen casos más severos donde se presentan problemas para respirar, hipotensión arterial o fiebre. Si esos síntomas se manifiestan, hay que acudir lo más rápido posible a un servicio de urgencia, pues se puede tratar de un shock anafiláctico y el paciente puede estar en riesgo vital”, indica el infectólogo de Clínica Ciudad del Mar.

Cuidado con los arácnidos

Las arañas son, sin lugar a dudas, uno de los artrópodos más peligroso del reino animal. Su mordedura puede tener consecuencias de vida o muerte, generando lesiones cutáneas severas, con muerte del tejido (necrosis profunda), e incluso comprometer otros órganos del cuerpo.

En Chile existen dos tipos de arañas peligrosas: la del trigo y la de rincón. Entre un 10 y un 15% de los casos producidos por esta última podría ocasionar un cuadro severo, poniendo en riesgo la vida de la persona.

El especialista de Clínica Ciudad del Mar entrega las siguientes recomendaciones:

– Para la araña del trigo, utilizar zapatillas o zapatos cerrados y vestimenta adecuada cuando se va de paseo al campo, como pantalones y poleras largas, evitando exponer la piel.

– En cuanto a la araña de rincón, sacudir siempre la ropa antes de usarla. Mantener la cama separada de los muros, realizar aseo profundo en el hogar, sobre todo aquellos lugares que son oscuros y sin ruido, como clóset, bodegas y muebles. Estos sitios son los favoritos de los arácnidos.

Ante la sospecha de  mordedura  se  recomienda  lavar  la  zona  afectada  con agua  y  jabón, aplicar  frío  local indirecto, ver la evolución que va teniendo el área y acudir al servicio de salud más cercano, idealmente llevando la araña (si es que se encuentra), para poder ser reconocida por el médico de turno.

Tratamiento y precauciones

El procedimiento va a depender de las características y severidad de la herida: Si es leve, basta con compresas frías o hielo local, además de crema para el prurito. Si es moderada, aparte del tratamiento local, se puede recurrir a antihistamínicos orales. Si es grave, donde hay una reacción anafiláctica, evidencias de muerte de tejido o compromiso de órganos por veneno, hay que ir a un centro asistencial y dejar hospitalizada a la persona.

“Es importante recordar que las lesiones cutáneas no deber ser rascadas, pues se puede producir infecciones a causa de bacterias y que requerirán de consulta médica y tratamiento antimicrobiano”, puntualiza el Dr. Jensen.

Recomendaciones

En ese sentido, es importante tomar una serie de medidas no solo para evitar las picaduras de insectos, sino poder reducir el riesgo de adquirir infecciones. Ante ello, el Dr. Werner Jensen, infectólogo de Clínica Ciudad del Mar, entrega una serie de consejos:

– Contar con un botiquín de emergencia, sobre todo cuando hay casos de cuadros alérgicos.

– No acercarse a los nidos abejas, avispas y, sobre todo, no provocar a los insectos.

– Vestir ropa blanca o clara, que cubra los brazos y piernas.

– Usar repelentes.

– Consultar con el médico de cabecera sobre las recomendaciones en esta materia, previas a salir de vacaciones.

 

Te gustará leer:

Estas son las enfermedades más comunes del verano. 

Cómo proteger a los niños del sol.