Inicio » 2-3 años » Pequeños grandes avances de nuestros niños

Pequeños grandes avances de nuestros niños

2-3 años

motricidad-intantil-mamaybebe

Poco a poco los niños van adquiriendo nuevas habilidades psicomotoras, las que les permiten relacionarse, conocer y adaptarse al medio que lo rodea. Si tienes hijos de 2 a 5 años revisa cuál debiese ser su desarrollo psicomotor.

Para la profesora de educación física, Francisca Sepúlveda, quien cuenta con vasta experiencia en el trabajo con niños, las etapas del desarrollo motor deben vivirse a través del juego, el cual tiene que ser percibido como un desafío constante, que logre mantener la atención, pues si ellos ven que las actividades son rutinarias y poco innovadoras, pierden el interés.

También el estímulo incorrecto puede provocar que los niños presenten cierto grado de frustración o retraso en el desarrollo psicomotor en comparación a los niños de su edad. Esto puede afectar la coordinación, el equilibro, la motricidad gruesa, el lenguaje y el dominio del espacio.

La ventaja de saber cuáles son las capacidades básicas que deben tener los niños de acuerdo a su edad nos permite identificar a tiempo si el niño presenta dificultades en su desarrollo y aprendizaje, por lo tanto, estaremos a tiempo de buscar ayuda si es que es necesario.

A los 2 años el niño:

Camina solo.

Obedece órdenes.

Dice su nombre.

Puede decir dos o tres palabras.

Patea una pelota.

Corre sin caerse.

Se sienta en cuclillas.

Flexiona las rodillas al saltar.

Balancea su cuerpo y brazos.

Inclina la cabeza.

Golpea el suelo con los pies.

A los 3 años el niño:

Camina siguiendo una línea recta o curva.

Salta a pies juntos.

Se para en un pie.

Camina en puntillas.

En sus movimientos hay soltura, espontaneidad y armonía.

Tiene control de partida y llegada del dibujo.

Acelera y modera la marcha a voluntad.

Empieza a poder detenerse.

Realiza dibujos con sentido.

Puede escribir algunas letras.

A los 4 años el niño:

Habla con claridad.

Salta desde altura.

Tiene noción del cuerpo humano.

Lanza y atrapa objetos.

Sube y baja escaleras sin apoyarse.

Patea la pelota.

Tira la pelota por encima de la cabeza.

Se mueve ágilmente hacia adelante y hacia atrás.

Recorta con tijera.

A los 5 años el niño:

Se columpia solo.

Puede saltar de lado.

Dibuja personas con cuerpo.

Puede andar en bicicleta o en patines.

Tiene mayor autonomía para ir al baño solo.

Puede amarrarse los zapatos.

Se nota un desarrollo de la motricidad fina.