Inicio » 2-3 años » Niños digitales: ¿Pasarles o no el celular?

Niños digitales: ¿Pasarles o no el celular?

2-3 años

niños digitales

Aburridos de los llantos o buscando espacios de tranquilidad, muchos padres recurren al uso de dispositivos móviles, como smartphones, tablets o computadores, para calmar a los pequeños del hogar. Claro, es que la variedad de aplicaciones pensadas en cada etapa del crecimiento es muy atractiva. Sin embargo, cuando este recurso se utiliza con frecuencia, surgen los cuestionamientos de sus bondades. ¿Es bueno o malo exponer a los hijos a la tecnología? Te invitamos a descubrirlo.

Imagina esta situación: te juntas con amigos a comer en un restaurante, acaban de llegar los aperitivos, comienzas a relajarte y de pronto el pequeño comensal rompe en llanto. Tú te angustias, lo tomas, lo paseas y ¡nada! Hasta que de pronto, se te ocurre la brillante idea de pasarle tu teléfono. ¿El resultado? De seguro ya lo conoces. Él se calma y regresa la paz.

Alejandro Alaluf, académico de la Pontificia Universidad Católica de Chile y experto en tecnología, tiene una explicación muy simple al respecto. “Desde siempre, a los niños se les ha entretenido con juguetes colorinches, música y personajes en movimiento, como los de la televisión. Hoy en día, todo lo anterior está resumido en un dispositivo móvil. Esto, finalmente, podría verse como una especie de ‘salvación’, puesto que te evitas utilizar un sinfín de artículos para lograr el mismo objetivo. Tienes todo en un aparato”.

Y claro, con un simple dispositivo -que ocupa bastante menos espacio que todos los juguetes que se debían trasladar antiguamente- tienes ya no solo entretención asegurada, sino que además, el momento de jugar se transforma, sin que el niño se dé cuenta, en una instancia de aprendizaje. Un ejemplo de lo anterior es la aplicación LetterSchool, que se puede descargar de forma gratuita en App Store con una versión demo. Esta enseña a los menores a escribir correctamente todas las letras del abecedario, utilizando una gráfica muy atractiva y con recursos interactivos que los guían para que puedan escribir cada una con éxito. También, para potenciar la motricidad y la creatividad, existe Coloring, una propuesta muy simple que permite al niño pintar imágenes que se encuentran en blanco. La versión gratuita da acceso solo a la sección de mascotas, pero al pagar, estas se amplían a personas, muñecas, transportes, caricaturas y animales, entre otras.

Sin duda que las opciones son infinitas y basta con ingresar a Internet para encontrar la aplicación que se adapte exactamente a lo que los padres busquen para sus hijos, por lo que conociendo esta facilidad de acceso, es donde surge la duda: ¿es bueno o malo exponer a los niños a la tecnología? La respuesta no es una, pues dependerá de múltiples factores, siendo uno de los principales, la postura de los padres con respecto a su uso. Por esto, el experto en tecnología afirma que al ser tan fácil para los pequeños acceder a un dispositivo móvil, se vuelve fundamental controlar los tiempos de exposición, así como también supervisar si la aplicación es adecuada para la edad del menor que la empleará. “Los padres deben estar alertas, revisar el contenido y observar las reacciones que puedan tener los hijos frente a una aplicación, aunque sea para su rango etario, pues una vez avanzados ciertos niveles, podrían aparecer personajes que les provoquen temor o actúen de forma violenta, por ejemplo”, asegura Alaluf.

Beneficios

De acuerdo a un estudio realizado el 2013 en la Universidad de Wisconsin, Estados Unidos, y presentado en una conferencia de la Sociedad para la Investigación del Desarrollo Infantil, los niños de entre 2 y 3 años son más propensos a responder a pantallas táctiles que a las que no requieren de interacción y quienes las utilizan, “aprenden a un ritmo más acelerado y cometen menos errores”, sostiene la investigadora a cargo, Heather Kirkorian. Esta profesora en estudios del desarrollo humano y familiar, detalla que su trabajo es un indicativo de que las pantallas táctiles pueden tener un uso potencial para la educación de los bebés.

Además, quienes defienden el uso de tecnología en niños, afirman que esta provee los siguientes beneficios:

– Desarrolla habilidades para niños con problemas de aprendizaje.

– A través del juego se puede potenciar la autoestima positiva al ir superando nuevos retos.

– Motiva a realizar actividad física, mediante aplicaciones con temáticas deportivas.

– Acelera el proceso de aprendizaje al hacerlo dinámico y entretenido, acaparando la atención del menor y consiguiendo el objetivo de ‘aprender jugando’.