Inicio » 0-24 meses » Nanas: La revolución que viene

Nanas: La revolución que viene

0-24 meses

Sin título-1

 

“¿Alguien tiene algún dato de nana puertas adentro/afuera?” Esta suele ser una de las preguntas más comunes en los happy hours de mujeres. Y es que ninguna que tenga hijos, trabaje y lleve una casa, está exenta de buscar este servicio que, de un tiempo a esta parte, se ha transformado en un verdadero dolor de cabeza.

Según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en Chile existen más de 350 mil asesoras del hogar, la mayoría en la Región Metropolitana y la de Valparaíso, y de las cuales el 12% trabaja puertas adentro. El resto ha optado por llevar el oficio puertas afuera.

Pero la pregunta del millón es ¿qué pasará en el futuro con ese número de trabajadoras? ¿Cubrirá los actuales requerimientos? Y es que no es ningún secreto que cada vez cuesta más encontrar nana o bien que ésta perdure en el tiempo. ¿Estamos frente a un cambio cultural o simplemente es un ajuste en la oferta y la demanda?

La oferta y la demanda

A diferencia de décadas anteriores, donde el 100% de las nanas eran chilenas, hoy existen de variadas nacionalidades. En la agencia de empleos Todo Nana, el 70% de las postulantes es chilena, 25% peruana y el resto, bolivianas, ecuatorianas, colombianas y dominicanas.

“Lo más importante para ellas es el sueldo. Lo segundo es el horario y luego la cantidad de personas que viven en la casa, si hay niños, sus edades y funciones con éstos, ubicación y metraje de la vivienda, si hay mascotas, etc. Cada día ponen más requisitos y condiciones, tienen exigencias que las llevan a encontrar un trabajo más acorde a sus necesidades”, explica Olga Escobar, directora de la agencia.

Por su parte, las “patronas” buscan mayoritariamente chilenas entre 25 y 45 años, con experiencia, buenas recomendaciones y certificado de antecedentes impecable. Incluso a veces se les solicita un test psicológico o cursos, como de reanimación o primeros auxilios, dependiendo de las circunstancias.

“Hace un tiempo yo esperaba conseguir una nana puertas adentro, chilena y con recomendaciones, pero hoy me conformo con cualquiera que sea honrada y quiera trabajar, aunque sea por días”, cuenta Soledad, quien tiene 3 hijos, trabaja, vive en un casa mediana y lleva 2 meses buscando.

Y es que el tema no es menor en un país donde la inclusión de la mujer en el mercado laboral va en aumento. Pero si ellas salen a trabajar, ¿quién cuida a los hijos y ayuda en los quehaceres?

Si bien para algunos analistas, en el mediano y largo plazo el proceso significará cambios en la organización de las labores domésticas para la familia chilena, pues, aparentemente, el crecimiento económico está generando una creciente escasez de lo que tradicionalmente hemos entendido como “empleadas “, quienes trabajan en este rubro tienen otra visión. “No creo que este trabajo tienda a desaparecer ni que los salarios vayan a variar mucho en el tiempo, ya que están acordes a otros trabajos similares en el mercado. Sin embargo, sí creo que los horarios irán disminuyendo y tal vez, en un futuro cercano, pasaremos a ver un mercado con más nanas puertas afuera, y las puertas adentro, pasarán a ser un lujo”, afirma Olga Escobar, de Todo Nanas.

Las nanas filipinas

Sin duda un escenario que ya se vislumbra, por lo que empresas del rubro han comenzado a importar el servicio desde países tan diversos como Filipinas. “Reconocidas por su abnegada labor, fundamentalmente con los niños; por su actitud de servicio; porque son muy trabajadoras y disciplinadas; porque reconocen la autoridad y por su gran capacidad de adaptación”, son las características que en www.proyectonanas.cl, una de las empresas dedicadas a esta labor, destacan de las trabajadoras filipinas.

Maite Rodríguez, casada y mamá de 3 hijos, no quiso resignarse a contratar a alguien puertas afuera, por lo que una vez que tomó contacto con ellos, se empeñó en tener en su hogar a una nana asiática. Así es como hace unas semanas recibió a Imelda (48), una Hongkonesa que, tal como lo explica Maite, “dignifica el servicio, pues para ella, culturalmente no es vergonzoso o mal mirado. Es súper trabajadora, se levanta muy temprano y no para de hacer cosas. Yo le digo, Imelda vaya a acostarse, pero a ella le gusta estar haciendo cosas”, cuenta esta feliz dueña de casa, quien debe comunicarse en inglés con la trabajadora, lo cual es otro plus, principalmente para los niños.

El traerla a Chile le costó la no despreciable suma de $2 millones, que incluye pasajes, visas y todo el trámite legal, con un contrato a 2 años con la agencia, la cual cubre ante cualquier evento. El sueldo mensual es de $350.000 más imposiciones, con salidas todos los domingo. “Ella ese día va al centro, donde se reúnen todas las nanas asiáticas, tiene un blog y mucha conexión a internet, ya que son bastante tecnológicas”, cuenta Maite, quien resume su experiencia de 3 semanas con Imelda como “feliz, como que siento que la adopté, voy al supermercado con ella para que compre lo que ella quiere cocinar y cuando le pregunto cuánto tiempo quiere quedarse en Chile, me responde que el tiempo que yo la necesite”.

Horario

La experiencia de Todo Nana dice que el horario para las trabajadoras puertas afuera es de lunes a viernes, de 8:00 a 18:00 horas o de 9:00 a 19:00 horas. Puertas adentro, la mayoría ya no quiere trabajar los sábado (máximo hasta las 12 pm).

Valores

El sueldo de una nana puertas afuera varía entre los $280.000 y $300.000 líquidos más imposiciones. Puertas adentro, entre $350.000 y $400.000 líquidos más imposiciones. El valor por los servicios por día es de aproximadamente $18.000 más locomoción y más imposiciones. Si se le contrata 3 veces a la semana, el sueldo es desde $180.000 más imposiciones y más locomoción.

Es tu primera vez que debes contratar a una nana y necesitas que alguien te aconseje. Acá te dejamos un artículo que puede ser de gran ayuda!