Inicio » Embarazo » Más temas sobre embarazo » Mitos y verdades del embarazo

Mitos y verdades del embarazo

Embarazo

mitos y verdades embarazo

Es común que durante tu embarazo, amigas y familiares opinen o den consejos sobre esta etapa. Para no abrumarte, te invitamos a descubrir que es mito y que es realidad en el embarazo. 

Comer por 2

Mito: el consumo extra que necesitará tu hijo durante el embarazo no equivale a comer el doble. Se trata de incrementar la calidad, no la cantidad. Bastará el aumento progresivo de 300 ó 400 calorías diarias para compensar los requerimientos esenciales para el desarrollo de la gestación. Esto lo puedes lograr ingiriendo suficientes verduras, frutas, lácteos, carnes y pescado.

Hay que cuidar los dientes

Verdad: por un efecto hormonal, se produce una importante disminución del pH y aumenta la acidez en tu boca, predisponiendo la formación de caries. Además, cambia la flora bacteriana y las defensas de la mucosa se reducen, por lo que hay mayor exposición a infecciones en encías y dientes. Por eso, es bueno ir al dentista a una visita preventiva. Las radiografías dentales y las anestesias no son peligrosas, siempre y cuando sean locales.

Ojo con el queso

Verdad: te debes cuidar de aquellos que no están hechos con leche pasteurizada y de los fermentados, como el brie, camembert o roquefort, debido a que podrían causarte listeriosis, una enfermedad infecciosa bacteriana que aumenta las posibilidades de aborto, parto prematuro y meningitis en la guagua.

No a las carnes y mariscos crudos

Verdad: la carne cruda, semicruda -incluso cocida con limón-, los embutidos caseros o el jamón curado, pueden producir alguna infección, como la listeriosis. Si estás en el primer trimestre, puede ocasionar graves malformaciones o problemas en el feto. Por su parte, los productos del mar poco cocidos, ahumados, salados, en vinagre, marinados, calentados en el microondas o a la plancha, pueden también contener la bacteria listeria o el parásito anisakis que, en el menor de los casos, provocan diarrea o fuertes vómitos. El sushi no está contraindicado, siempre que contenga pescados y mariscos cocidos o congelados durante más de 24 hrs. a una temperatura de -20°C, y esté preparado en un lugar que te de la confianza de que no habrá contaminación cruzada.

El sexo molesta al bebé

Mito: la abstinencia sexual es recomendada por el obstetra sólo en situaciones de alto riesgo, como una historia de parto prematuro, dilatación cervical prematura, ruptura prematura de las membranas, placenta previa, antecedentes de sangrando vaginal o infecciones genitales, etc. Para el resto de los casos, la relación sexual no está prohibida e incluso se considera beneficiosa, ya que mantiene la unión de la pareja y les permite desarrollar una mejor comunicación.

Stop al deporte

Mito: practicar ejercicio suave durante el embarazo, sobre todo si es parte de tu rutina diaria, no genera problemas. Existen sugerencias para cada una de las etapas y es esencial que consultes a tu médico.

El alcohol es dañino para tu guagua

Verdad: su consumo excesivo eleva las posibilidades de aborto, malformaciones físicas y mentales en el bebé, produciendo el síndrome fetal alcohólico. Sin embargo, en ciertas ocasiones especiales, y si tu embarazo no presenta ninguna complicación, puedes tomar 2 veces a la semana, una copa de vino o un vaso de cerveza, como máximo.

Tomar sol hace mal

Mito: tomar sol durante el embarazo puede ser un problema para ti, no para tu guagua. Podrían aparecer manchas o “cloasmas” en tu cara, que difícilmente desaparecerán después del parto. Lo mismo ocurre con el solárium. Por lo tanto, si te asoleas, debes protegerte con un buen bloqueador solar.

El ruido estresa a las guaguas

Verdad: los sonidos molestos y fuertes la incomodan de igual manera que a una persona adulta. No es bueno asistir regularmente a lugares donde el ruido o la música sean muy fuertes, puesto que esto puede ocasionar que tu hijo nazca algo inquieto.

Hasta 5 cigarrillos diarios

Mito: el cigarrillo contiene muchas sustancias nocivas para tu guagua y para ti. El consumo puede producir bajo peso fetal, retardo en el crecimiento intrauterino y parto prematuro, entre otras alteraciones. Además, incrementa las posibilidades de muerte súbita durante el primer año de vida de tu hijo, por lo tanto, no deberías seguir fumando.

Remedios, no

Verdad: durante el embarazo debes consultar al doctor antes de tomar cualquier medicamento. Él te indicará cuáles son inofensivos para la guagua, en qué dosis y por cuánto tiempo debes ingerirlos.

Ni pensar en teñirte el pelo

Mito: no hay incompatibilidad entre la condición de embarazo y el uso de tinturas para el cabello, pues los químicos empleados hoy son menos tóxicos que antes, y la cantidad utilizada es pequeña. Sin embargo, debido a los cambios hormonales, existe la posibilidad de que se manifiesten algunas reacciones alérgicas.

No pases malos ratos

Mito/ Verdad: es cierto que el bienestar emocional contribuye favorablemente en el desarrollo del embarazo. Además, nunca se han demostrado daños cardíacos ni malformaciones en el feto producidas por una gran pena o depresión de la madre.

Usar celular causa trastornos

Mito: no está demostrado que el uso de celulares sea peligroso para el embarazo, ni se ha sabido de abortos asociados al empleo de éstos.

No puedes tomar baños de tina

Mito: más que los baños, el problema es la temperatura del agua. Debes evitar el uso de tinas y saunas demasiado calientes, puesto que pueden causar problemas de circulación sanguínea y trastornos en el desarrollo de tu guagua, sobre todo en el primer trimestre. Los baños de tina son aconsejables en el último periodo de gestación, ya que ayudarán a disminuir las contracturas de la región dorsal.

Tomar mucha leche

Verdad: durante la gestación se necesita más cantidad de calcio y minerales, y la mejor forma de conseguirlos es en la leche.  Lo ideal es tomar un litro diario (4 vasos), que puedes variar con derivados lácteos, como queso y yogurt.

Dejar de comer sal

Mito: la sal es importante durante la gestación, sobre todo cuando es yodada y se usa moderadamente. Sólo se restringe su consumo en embarazadas con hipertensión.

Manejar y usar cinturón de seguridad es peligroso

Mito: no hay contraindicación que se maneje hasta el fin del embarazo, aunque es conveniente evitarlo por si te surge alguna molestia propia de los últimos días. En cuanto al cinturón de seguridad, debes llevarlo siempre, para tu protección y la de tu hijo. Esto evitará  golpes en el abdomen con el manubrio.

¿Dejar el café?

Verdad: es poco recomendable, ya que la cafeína puede tener un efecto vasoconstrictor, no aporta minerales e impide la correcta absorción del hierro. Además, su ingesta se relaciona con los abortos espontáneos en el primer trimestre. Sin embargo, todo dependerá de la cantidad consumida. Si supera los 350 ml. diarios (2 tazas cargadas de café), es peligroso. Es mejor beber agua mineral, té, café descafeinado y jugos naturales, entre otros.

Tener mascotas es dañino

Mito: si sigues los procedimientos regulares con el animal (tener sus controles al día, no mantener contacto directo con su orina o deposiciones, que esté en un lugar controlado, evitar que ande vagando o juegue con otros animales, etc.) no debes preocuparte. Aún así, un simple análisis de sangre dirá si eres inmune o puedes ser susceptible de adquirir la enfermedad toxoplasmosis, un parásito que se aloja en los animales, sobre todo en gatos, y puede generar problemas en tu gestación.

Alerta con los rayos X

Verdad: la exposición excesiva a radiografías puede causar daños en el desarrollo de tu guagua, como alteraciones visuales, retardo mental o algún tipo de leucemia. Si por una circunstancia especial debes exponerte a éstas, el uso de un delantal de plomo en la guatita disminuirá el riesgo.

Los productos de limpieza son peligrosos

Mito/ Verdad: no hay estudios que confirmen riesgos en el embarazo por sustancias presentes en los productos de aseo. Sin embargo, es ideal evitar aquellos que liberen un olor muy fuerte o que expelan vapor, como los aerosoles, solventes o limpiadores de hornos, entre otros. Debes tener mucho cuidado con los insecticidas o plaguicidas, porque contienen elementos tóxicos para tu salud.

No me puedo vacunar

Mito/ Verdad: las vacunas – como la antitetánica, antigripal, para la hepatitis B y contra la rabia –  proporcionan anticuerpos y generalmente no presentan contraindicaciones. Pese a esto, hay otras que pueden dañar el desarrollo de la guagua, como la vacuna contra la varicela, la difteria y la fiebre tifoidea. Además, hay algunas que se deben evitar hasta comprobar el contagio, como es el caso de la anti poliomielítica, contra la rubeola, la fiebre amarilla, la neumonía y la meningitis.

No tomar cualquier endulzante

Verdad: los edulcorantes artificiales -como el aspartame- contienen fenilalanina, sustancia sumamente tóxica para algunos niños antes de nacer. El consumo excesivo de esto podría causar daños. Lo ideal es emplear sucralosa, Stevia y derivados naturales del azúcar.

Con la colaboración del Dr. Mario Montoya, Gineco-obstetra de Clínica Las Condes.