Inicio » Destacado 1 » Working Mother | Josefina Montané

Working Mother | Josefina Montané

Destacado 1

josefina_montane_familia

La primera maternidad la sorprendió muy joven, tenía solo 21 años de edad cuando nació su hija Colomba. De aquella experiencia Josefina aprendió, creció y maduró. Hoy, con más bagaje y empoderada en su rol de madre, ella nos cuenta cómo ha sido esta segunda oportunidad.

Entre las grabaciones de la teleserie “Preciosas” y los cambios de pañales, Josefina hizo un alto para concedernos una entrevista en la que queda claro que la maternidad es para ella un estado de plenitud y felicidad.

La llegada de su segunda hija, Mila, no fue planificada, sin embargo fue ansiada tan pronto como supo que estaba embarazada. A partir de entonces y acompañada incesantemente por su marido, Darko Peric, la actriz comenzó a transitar un camino de introspección y autoconocimiento que le permitió disfrutar cada etapa del embarazo y posterior parto. De esta manera, y rompiendo los cánones tradicionales, el nacimiento de Mila se desenvolvió de la forma más natural posible, fue un hecho de indescriptible ternura y del cual Josefina aún se emociona al recordar. Sin duda alguna, la maternidad es para Josefina Montané el rol más importante de su vida.

Fuiste madre por primera vez a los 21 años, ¿en qué ha cambiado la Josefina de aquella época con la de ahora?

Sigo siendo la misma Josefina, solo que hoy soy yo quien tiene las riendas de las decisiones que tomo. Antes escuchaba mucho los consejos y hoy sigo escuchándolos, pero yo tengo la decisión final. Hoy trato de tomar decisiones informada y siguiendo siempre mi instinto. Siento que de esa forma soy consecuente con quien soy.

¿Este segundo embarazo lo viviste de forma distinta al primero?, ¿por qué?

Por lo mismo que te contaba antes, me informé al respecto. Me metí en el mundo del embarazo. Ya había vivido un parto vaginal con anestesia y esta vez quise escuchar a mi mujer interna. Siento que a veces se nos olvida quiénes somos y vivimos la vida de manera muy superficial, ¡y me incluyo! Me cuesta conectar con quien soy, pero en este embarazo fue todo lo contrario… Desde un principio estuve súper conectada. Me encanta estar embarazada por lo mismo… Poder dar vida es lo más lindo que existe, la entrega de amor es infinita.

¿Cómo recuerdas el nacimiento de Mila?

Uf, ¡fuerte! No solo por el hecho de haber tenido un parto natural. A mi Mila la saqué yo con mis manos. Su primer contacto fue conmigo. Lo recuerdo como el acto de amor más heavy que he hecho. Mirarla por primera vez, abrazarla, tranquilizarla…. Es amor. Además me acuerdo de la participación de Darko en nuestro parto y me emociono.

Llama la atención el hecho que hayas declarado haber comido la placenta después del parto, ¿por qué tomaste tal decisión?

Mi doula me había contado sobre sus beneficios para prevenir la depresión post parto, que es alta en vitamina K, minerales, hierro y oxitocina. Su aporte en la lactancia, pues eleva la sensación de bienestar y prostaglandinas, lo que potencia la retracción del útero. En un principio no se me pasó por la cabeza hacerlo. Pero en mi parto perdí mucha sangre y me sentía un poco débil… Fue mi intuición la que me guió y lo hice. La verdad que después de un parto natural, fue lo que más me hizo sentido.

Creo que cada madre debe escuchar su cuerpo y saber qué es lo mejor para ellas. A mí me sirvió.

¿Darko participa en las tareas cotidianas que demanda Mila?

Darko me ayuda mucho, la muda, juega con ella… Es un padre muy presente. Con Mila tienen una hora del día que es solo para ellos… El la hace dormir cantándole canciones. Es muy lindo ver cómo se relacionan.

¿Cómo compatibilizas la vida laboral con el rol de madre?

No ha sido nada de fácil ¡pero se puede! Me preparé antes de volver al trabajo y tengo un banco de leche en la casa por cualquier cosa. Lo que me ha ayudado harto es poder descansar en Darko y compartir la pega entre los dos.  Ando a full, pero he aprendido a desconectarme. Cuando llego a la casa, apago el celular y no existe nadie más que mi familia.

¿Tienes planes de agrandar la familia?

Por el momento estamos bien así jajajajá, pero uno nunca sabe qué va a pasar en el futuro. Prefiero ir viviendo el día a día