Inicio » Kids » Los niños y las Flores de Bach

Los niños y las Flores de Bach

Kids

niños y flores de bach

Las flores de Bach son maravillosos remedios naturales, que equilibran nuestras emociones y que son complementarios a cualquier medicina tradicional. Trabajan sintonizando nuestras energías y calmando nuestra mente, logrando una armonía emocional y sanando a la vez síntomas físicos.

Es sabida la influencia que nuestras emociones tienen sobre nuestro cuerpo, es decir, cualquier enfermedad física tiene un correlato emocional de base. Es así que cuando nuestras energías bajan, lo hacen también las defensas, dejándonos más propensos a padecer cualquier enfermedad física y/o mental.

Ante esto, las flores de Bach tienen una gran efectividad en adultos pero también en niños, ya que todas las emociones que pudiesen estar en desequilibrio en ellos aún no se han hecho crónicas, por lo que restablecer la armonía es un proceso rápido y eficaz, que puede mostrar resultados a los pocos meses de tratamiento.

Es así como desde mi experiencia personal, estos remedios son utilizados en menores con maravillosos resultados en cualquier caso de problemas conductuales, emocionales, en vínculo de apego, hiperactividad y déficit atencional, experiencias traumáticas y dolorosas como duelos, separación de los padres, miedos desconocidos o conocidos, así como también en la regulación del temperamento en niños  impulsivos, tímidos, oposicionistas y/o ansiosos.

En la actualidad, los padres acuden a la consulta con sus hijos para tomar flores de Bach previo a cualquier tratamiento neurológico o psiquiátrico, pues éstas son utilizadas como alternativa a los psicofármacos, obteniendo efectivos resultados.

Siempre que un niño presenta alguna dificultad, ya sea conductual o emocional, ésta da cuenta de que existe en él un desequilibrio en su emocionalidad y las flores de Bach lo ayudarán a restablecerlo, lo que es fundamental pues le permitirá  armonizar su desarrollo integral.

Por Constanza Ross, Psicóloga clínica y terapeuta floral Instituto Mount Vernon, [email protected]

 

Te gustará leer:

La medicina antroposófica. 

Tomando conciencia de la salud.