Inicio » 2-3 años » Lois Moreno: “Mis hijos son mi máxima inspiración”

Lois Moreno: “Mis hijos son mi máxima inspiración”

2-3 años

Con un ojo privilegiado para capturar instantes mágicos, desde su hogar en las afueras de Lyon (Francia), esta fotógrafa y creadora del popular blog ‘I love Queen Charlotte’, nos habló acerca de su rol como madre de tres pequeños, qué la inspira y por qué le gusta mostrar una imagen real de la maternidad.

Por: Catalina Ábalos L.
Fotos: Gentileza Lois Moreno.
Ropa: Tiendas Frangin-Frangine y Yellow Flamingo.

Desde pequeña le fascinaba sacar fotos, siguiendo el ejemplo de su papá, un fanático de la fotografía. Ya adulta, hizo algunos cursos de perfeccionamiento por iniciativa propia en Barcelona, pero era sólo eso: un hobby.

El camino de la española/francesa Lois Moreno (38) tiene un hilo conductor claro, dejando en evidencia su gusto por la estética, la decoración y la moda (“que no significa que ande a la última”, se apresura en aclarar), sumado a un talento y sensibilidad especiales.

Sus inicios fueron en el sector textil- como compradora de una empresa de moda femenina francesa -, para luego montar su propia agencia de comunicaciones. Ahí se dedicó a internacionalizar firmas españolas, hasta que cerró en 2012, cuando se mudó desde Barcelona (España), a la ciudad de Lyon (Francia), declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Lo hizo acompañando a Arnaud, su marido francés de profesión pastelero, quien había conseguido un puesto en un restaurante con estrellas Michelin. Con ellos iba Zoe, su hija mayor (actualmente de 9 años), y Lois ya estaba embarazada de su segundo hijo, Hugo (5). Desde ese momento en adelante, las cosas se fueron dando orgánicamente. Ella cuenta que: “Con dos niños pequeños, sumado a los horarios intensos de Arnaud -que muchas veces incluían fines de semana-, me era imposible trabajar fuera de casa. Fue entonces cuando me acordé de mi blog, I Love Queen Charlotte (www.ilovequeencharlotte.com)”.

Se trataba de un sitio que había abierto en 2008, como una manera de vender las manualidades que hacía como pasatiempo. El relanzamiento fue en 2013, pero con muchas diferencias respecto al original. “Esta vez me propuse crear mi propio contenido, con verdaderos artículos y fotografías, todo hecho por mí”, cuenta.

Al principio, fueron momentos de familia, un vistazo de su vida cotidiana. Todo acompañado de poéticas imágenes de paseos familiares, niños comiendo en la cocina, corriendo por el jardín, absortos jugando en el suelo…

Pronto muchas personas -especialmente madres, que según la española constituyen el 80% de su público- se enamoraron de su universo, franco, simple y lleno de vida. “Esto me dio el empujón para realmente empezar. Aunque tengo que hacer malabares, es el equilibrio perfecto entre lo artístico, mis hijos y la posibilidad de preservar mi libertad”.

En 2014 su familia volvió a agrandarse con la llegada de Simón (2 años y medio), por lo que maneja su horario de forma lo más ordenada posible. Prueba de ello es que, cuando concertamos esta entrevista telefónica – tarea nada fácil por la diferencia horaria con Chile-, nos pide por favor que la llamemos a las seis de la tarde para no atrasar la hora de comer y acostarse de los chicos.

Ella intenta darles un marco lo más ordenado posible, considerando que el grupo familiar acaba de trasladarse, recién hace dos meses, a vivir al campo en las afueras de Lyon. En este momento están refaccionando una gran casa de campo de 300 metros cuadrados, donde instalará su propio estudio fotográfico. Todo este proceso ha quedado plasmado en su blog, así como sus impresiones al respecto.

Por ejemplo, en su última publicación titulada “Descubriendo el fin de semana”, relata con candidez cómo con su marido tomaron la decisión conjunta de que él renunciaría a su demandante trabajo como pastelero en el restaurante Auberge de l’île -calificado como uno de los 100 mejores del mundo- en pos de una labor más compatible con la vida familiar. Es imposible no simpatizar e identificarse con sus palabras, donde confiesa que, con tres niños pequeños, pasar la semana y el wikén sola, sin ayuda alguna, se le hacía cuesta arriba. También en cómo se había transformado en una situación tóxica para todos, y que ahora, con la decisión de Arnaud de estudiar para formador de pasteleros, pueden gozar de horarios más normales.

Muchas de sus frases dejan pensando. Por ejemplo, refiriéndose a este mismo tema escribió: ““Esta vida es demasiado corta y el tiempo corre demasiado rápido. A menudo estamos abrumados por tantas cosas, que es difícil darse cuenta de lo que importa. Poner tus prioridades en orden no es un ejercicio fácil. Pero el esfuerzo vale la pena. No pierdas de vista lo esencial. Lo esencial que no se puede tocar, que no se ve, sino que calma el alma. Ver a crecer a tus hijos, pasar tiempo con sus seres queridos. Ahí radica la verdadera felicidad”.

Conversamos con esta carismática mujer quien, en sus propias palabras, nos contó acerca de su experiencia como madre, bloguera y fotógrafa.

SOBRE SU BLOG…

“Muchas veces me preguntan por qué mi blog se llama así, si es porque me encanta la realeza u algo por el estilo. La versión oficial es que es el nombre de una anémona japonesa, una flor rara y colorida, en definitiva, inspiradora. Pero la verdad ¡siempre he soñado con llamarme Charlotte!”

“El mío es una mezcla entre blog de lifestyle y diario de una madre y mujer con distintas inquietudes. Me gusta contar historias y experiencias que sensibilizan a las mamás y féminas de hoy. Varias pensamos que estamos solas, y al final resulta que tenemos muchísimos lugares universales en común. Por ejemplo, hace poco escribí acerca de las dificultades que ha tenido mi hijo, Simón, para entrar a la guardería. La directora del establecimiento me dijo que, si continuaba llorando, no podrían recibirlo más, y eso que era el menor de todo el lugar. ¡No te imaginas la cantidad de respuestas que recibí! Creo que existe una simpatía generalizada entre madres, somos una verdadera comunidad donde nos reconocemos unas a otras. ¿Quién, pese a amar a sus hijos más que nada en el mundo, no ha sentido deseos de querer ‘regalarlos’ cuando estamos agotadas?” (risas).

“La maternidad me inspira muchísimo. En esta línea, busco ser natural, no un blog donde se vea todo perfecto. No va con mi modo de ser. Lo que yo quiero es mostrar el lado real, lo que es a vida verdadera. Este es un giro que experimenté, ya que al principio me contactaban miles de visitantes elogiando la supuesta “perfección” de mis hijos, mi casa, los platos que cocinaba…

Lo que ellas no sabían era el tras bambalinas, donde para sacar una foto decente de la pieza mis niños, me tenía que pasar toda la mañana ordenando. Es así como decidí hacer un post con fotografías de la casa desordenada, la cocina llena de platos sin lavar, el tendedero de ropa en medio de la pieza… ¡La repercusión fue brutal! Jamás pensé que me iban a contactar tantas mujeres agradeciéndome por hacerlas no sentir un “bicho raro”, y que no eran las únicas que no conseguían una supuesta perfección doméstica en esta época de Instagram e imágenes pre fabricadas”.

SOBRE EL ARTE DE LA FOTOGRAFÍA…

“Hoy, poco a poco, he ido encontrando mi estilo. No es una cosa estática, va evolucionando. Para mí lo primordial en un trabajo fotográfico es buscar la emoción en una imagen. Que a una persona se le erice la piel mirando una foto es el principal desafío de un fotógrafo.

Personalmente, no es algo calculado, sino que instintivo. Con el tiempo dominas más la cámara, el material, la técnica… En mi caso no tengo estudios formales de fotografía, salvo algunos cursos que hice en Barcelona. Por lo mismo, mi escuela es el día a día, con muchísima práctica de por medio”.

“Trabajo mucho con la luz, sobre todo natural, buscando la mejor hora para fotografiar. Dependiendo de la estación del año esto es entre las 18:00 y las 20:00 hrs”.

“Si me preguntas cómo mi condición de madre ha afectado mi trabajo, te diría que mi primera fuente inspiración son mis hijos. Además, como mamá tienes que ejercer una paciencia monumental, cosa que también se necesita para sacar buenas fotos.

De alguna manera trabajas el ojo, porque fotografiar niños es difícil, no posan ni paran de moverse, mientras tú buscas una imagen emotiva”.

TIPS PARA FOTOGRAFIAR NIÑOS:

*Los padres lo sabemos, pero no está de más recordarlo: los niños no posan. Por lo mismo, hay que sacar muchas fotos. Aún más cuando se trata de hermanos, ya que nunca miran todos al lente.

*Tener la cámara siempre a mano para atrapar momentos especiales, una mirada, un gesto. Además, así los pequeños se van familiarizando con ésta.

*No dudes en cambiar de posición. Muchas veces puedes encontrar un mejor ángulo al agacharte o tirarte a ras de suelo.

*A veces las fotos espontáneas, sacadas con un celular con buena resolución- como la mayoría de los que existen hoy-, se transforman en imágenes “estrella” porque tienen un halo especial.

*Si te resulta difícil que cooperen para la foto, dales algo para que jueguen ¡Casi siempre funciona!

Fuente: Lois Moreno

www.ilovequeencharlotte.com

Instagram: loismoreno_