Inicio » 2-3 años » Jardines infantiles tradicionales

Jardines infantiles tradicionales

2-3 años

mama-y-bebe-embarazo -niños- kids_playing_with_blocks

Continuando con nuestro recorrido de jardines infantiles, llegamos finalmente a los que aplican el Currículo Integral, uno de los sistemas más populares en la educación parvularia y el más utilizado en Chile. Descubre en qué consiste a continuación.

Fue un grupo de educadoras de párvulos chilenas quienes crearon el Currículo Integral, un método de enseñanza pre-escolar donde las necesidades, requerimientos e intereses de los niños son el eje central, buscando siempre que el desarrollo sea completo, tanto en el aspecto cognitivo, psicomotor y socio afectivo.

Se le denomina “Integral”, debido a que su elaboración fue producto del aporte de personas vinculadas a la educación pre-escolar como educadores, pensadores y psicólogos a nivel mundial, entre los que destacan Jean Piaget, Erik Erikson y Arnold Gessel.

En el Currículo Integral, los niños son considerados agentes activos y son sus educadoras quienes facilitan el aprendizaje. Los menores “aprenden a aprender” y para esto, se le otorga importancia a la interacción con otros niños, con adultos y con el medio ambiente.

Según indica la página de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji), la mayoría de los centros educativos pre-escolares utiliza el Currículo Integral como sistema educacional en nuestro país.

Niños participativos

En la comuna de Vitacura funciona la Sala Cuna y Jardín San San, un centro que está enrolado en la Junji y que aplica el Currículo Integral para la educación de sus alumnos. Sus salas de clases son acogedoras y tienen los materiales dispuestos según los intereses y necesidades de los niños, quienes tienen libre acceso para manipularlos y aprender en conjunto con otros menores.

María Francisca Vigorena, Directora Pedagógica del recinto, afirma que el Currículo Integral que aplican aborda todos los ámbitos propuestos en las bases curriculares, como son: autonomía, identidad, convivencia, lenguaje verbal, lenguajes artísticos, seres vivos y su entorno, grupos humanos, y relaciones lógico-matemáticas y cuantificación.

“Se realizan actividades o experiencias concretas, significativas -que tengan sentido para los niños-, pertinentes y adecuadas a su edad, a fin de favorecer la formación de personas creativas, críticas, reflexivas, capaces de adaptarse y resolver problemas, con las herramientas necesarias para enfrentar la vida”, asegura la Directora.

Para el Currículo Integral, los intereses y las necesidades de los niños son primordiales y ellos pasan a ser agentes activos en su educación. De hecho, el poder elegir es una de las bases de esta enseñanza.

“Se respetan a los niños como personas, se les brinda la posibilidad de escoger, considerando su singularidad, características, ritmos, estilos, intereses, fortalezas y necesidades, entre otros. Si el adulto sólo impone lo que los niños deben o no hacer, sin considerar su opinión, los está tratando como objetos”, advierte María Francisca Vigorena

Otro sello del Currículum Integral es procurar que los alumnos crezcan felices y en un ambiente de afecto y cariño y para lograrlo, “las educadoras tienen una relación cercana, familiar y de confianza”, agrega la Directora de San San.

Además, para que el desarrollo de los menores sea armónico, muchos jardines infantiles agregan diversos talleres como danza, música, inglés, cocina e, incluso, yoga.