Inicio » Antes del embarazo » Hijos ¡Sí!, Matrimonio…¡No!

Hijos ¡Sí!, Matrimonio…¡No!

Antes del embarazo

hijos-fuera-del-matrimonio

Viven juntos, deciden formar una familia y tener hijos, pero todo sin contraer matrimonio. La fórmula tradicional ha ido cambiando con los tiempos, pero aun así tienen una vida en pareja bien constituida y niños felices.

La moda de hacer familia sin casarse se inició en los años 70 en los países nórdicos y en Francia. Rápidamente esto se propagó tanto por Europa como por América y, aunque se demoró en llegar a nuestro país, puesto que hasta la década del 90 tener hijos fuera del matrimonio era muy mal visto por la sociedad, y los pequeños eran considerados ilegítimos, más temprano que tarde pasamos a ocupar uno de los primeros lugares en esta tendencia. De acuerdo a cifras publicadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) -la que agrupa 34 naciones miembros entre los cuales se encuentra Chile- hasta el 2014 el 71,1% (es decir, dos tercios) de los niños nacidos en nuestro territorio provenían de parejas no casadas, encabezando el ranking.

Hoy en día, para muchos jóvenes la instancia de convertirse en familia viene de la mano con la llegada de un hijo y no con la pasada por el Registro Civil, a diferencia de antes, donde el orden que se seguía era pololear, casarse y tener hijos. Ahí la unión que adquirían ante la ley y la Iglesia era para siempre. Actualmente, son los hijos los que unen a una pareja y no un ‘contrato’. Algunos atribuyen esto a la teoría del individualismo, a la autonomía económica femenina y a la desvalorización de la institución del matrimonio como tal.

Tendencia en aumento

Carmen Domínguez, directora del Centro UC de la Familia, sostiene que “estamos teniendo un cambio en la estructura familiar. Ha habido un aumento de la convivencia entre las parejas chilenas en los últimos 10 años, lo cual se traduce en que un gran porcentaje no ha querido contraer matrimonio, pero sí tener hijos. De esta manera, tenemos una disminución de la tasa de nupcialidad, y que no es solo en términos civil, sino que también de la religiosa”. Como ejemplo, podemos decir que, si en los años 90 los matrimonios fluctuaban entre 104 y 105 mil al año, hoy escasamente llegamos a los 60 mil anuales.

A esto agrega que las políticas públicas también cumplen un rol importante en este tema. “En Chile motivan e inducen a no tener hijos o contraer matrimonio. Por decir un caso, los subsidios para acceder a vivienda social puntúan más alto para las solteras que las casadas. Obviamente eso induce a un comportamiento de rechazo”, concluye.

Sin embargo, no hay que malentender esto, puesto que el no estar casados no significa que los niños tienen solo una mamá o un papá. Por el contrario, muchas veces son parejas muy bien constituidas y comprometidas con sus hijos, pero que simplemente han optado por no contraer matrimonio, debido a que sienten que no necesitan de un ‘contrato’ para formar una familia feliz.

Papá soltero, los contras

Criar a un hijo solo es una tarea nada fácil. Aquí te damos algunas de las razones por las cuales es mejor contar con padre y madre.

– No tienes una figura principal en la que delegar o con la que repartirte el trabajo.

– Tú debes ser tu propio apoyo.

– Tienes total responsabilidad en su crianza.

– No puedes consultarle tus dudas a tu pareja.

– Sensación de culpabilidad.

– Dificultades con las finanzas.

– Afecta la autoestima del niño.

Te gustará leer:

Mamá soltera, una tendencia cada vez más fuerte. 

Adoptar, la elección de hacer familia.