Inicio » 0-24 meses » En el Día Mundial de los Bebés Prematuros: ¿Cómo lograr el apego?

En el Día Mundial de los Bebés Prematuros: ¿Cómo lograr el apego?

0-24 meses

prematuro

 

Nacer antes de tiempo tiene muchas complicaciones asociadas, sin embargo, no tiene por qué afectar la relación entre padres e hijos. Aprende cómo fomentar el apego con tu pequeño gracias a la “Técnica Canguro”.

Este viernes 17 de noviembre se conmemora el Día Mundial del Prematuro, donde según cifras de la Organización Mundial de la Salud, uno de cada 10 niños en todo el mundo nace  antes de tiempo. Un número importante, si tenemos en cuenta que anualmente nacen 15 millones de guaguas, con distintos grados de prematurez.

Aquellos con un peso de nacimiento menor a 1 kilo son considerados prematuros extremos, mientras que los bebés entre las 32 semanas y 37 semanas se denominan prematuros tardíos.

Aunque la situación varía caso a caso, generalmente presentan distintos problemas de salud, ya que no completaron su desarrollo. Por lo mismo, deben permanecer un tiempo en incubadora.

Esto haría pensar que el apego, ese vínculo de protección y amor que se crea entre los papás y sus hijos, puede verse afectado por los cuidados especiales que necesitan. Sin embargo, el Dr. Javier Cifuentes, neonatólogo de Clínica INDISA, explica que: “un prematuro tiene las mismas necesidades que un niño que llegó a término. El cariño, protección, leche materna y otros beneficios que le da el estar cerca de su madre son muy importantes para su evolución”.

Las bondades que entrega el apego son múltiples, y van desde su efecto en la estimulación temprana de la lactancia y el sistema inmunológico, hasta el empoderamiento que sienten los progenitores al poder interactuar más naturalmente con su hijo. “Todo tipo de interacción es valiosa. La voz, suaves caricias y, en su momento, tomarlo en brazos, son herramientas potentes que ayudan al prematuro en su neurodesarrollo, la estabilidad cardiopulmonar y, muchas veces, a salir antes de la clínica con padres entrenados en la atención de su hijo”, puntualiza el Dr. Cifuentes.

Además, se puede utilizar la “Técnica del Canguro”, que genera apego tanto con la madre como con el padre, que consiste en llevar al prematuro envuelto en el pecho, favoreciendo el contacto piel con piel. Para ello, debemos sostener a la guagua en posición vertical, ojalá el mayor tiempo posible y sin interrupciones. Antes de intentarlo, es importante contar con la aprobación del médico tratante, teniendo en cuenta que los signos vitales sean estables y que no presente apneas ni falta de oxígeno.

Luego, cuando el pequeño es dado de alta, hay que tratar de no ser sobreprotectores. “Es muy común que ocurra, ya que muchos padres sienten que sus hijos siguen siendo frágiles después de que se han sanado y crecido sin problemas. Hay que tener en cuenta que una vez que los doctores dan el alta, tu hijo es como cualquier otro niño, curioso y enérgico. Debemos dejarlo crecer, aprender y descubrir. También con la ayuda del equipo pediátrico estar atentos a su desarrollo en peso, lenguaje y motor, sumado al logro de los hitos del desarrollo”, finaliza el neonatólogo.

Justamente para apoyar y orientar a los papás en la difícil tarea de tener un hijo prematuro,  la Asociación de Padres Prematuros de Chile (Asprem) realizará este sábado 25 de noviembre desde Plaza Italia a Estación Los Héroes una caminata por los más chiquititos, invitando a todos a unirse a esta noble causa.