Inicio » Antes del embarazo » Embarazo múltiple

Embarazo múltiple

Antes del embarazo

Newborn twins

Soñabas con embarazarte, siempre te imaginaste con tu recién nacido en brazos, su cuna y su mudador, pero, ¿qué pasa cuando en esa primera ecografía te confirman que no es uno, sino que son 2, 3 o 4 niños los que vienen en camino? Todo lo que debes saber de aquí en adelante te lo contamos a continuación.

Embarazo

En Chile, los embarazos múltiples han aumentando un 11% en la última década, siendo la edad de la madre uno de los principales factores que han contribuido a este porcentaje. Las mujeres chilenas están teniendo hijos cada vez mayores, por lo que los embarazos sobre los 40 son más recurrentes y éstos tienen asociados factores naturales y una mayor propensión al sometimiento de tratamientos de fertilización, causas que explicarían esta alza.

De acuerdo a estimaciones del registro civil, entre el año 2000 y el 2010 hubo un incremento de 18% en los nacimientos de madres entre los 40 y los 45 años, pasando de 7.708 a 9.142. Sin embargo, el alza más significativa estuvo en mujeres de 42 años, las que alcanzaron un incremento de casi un 30% (de 1.287 a 1.659) de acuerdo a cifras del estudio Estadísticas Vitales 2011 realizado por el INE.

Dentro de las gestaciones de más de un embrión, los que más han crecido (14%) son los gemelares, pero más allá del número de niños que vengan en camino, la preocupación es la misma: ¿qué hacer? Nadie nos enseña a ser padres y si a veces se torna difícil con 1, lo mejor es estar preparado para la llegada de una compañía más numerosa.

¿Qué hacer?

Una vez confirmado el embarazo múltiple, se sugiere recurrir a tu doctor, pues deberás tener un mayor seguimiento y a la vez te sentirás más segura al ir llevando a cabo un monitoreo constante. Pero lo principal será el autocuidado, puesto que nadie mejor que tú podrá prevenir factores de riesgo como parto prematuro y diabetes.

Cuidados recomendados

Si bien será tu médico quien deba decirte qué hacer de manera específica y considerando tus antecedentes, hay cuidados generales que es aconsejable conocer:

  • Realizar reposo relativo a partir de la semana 20 de gestación.
  • Mantener una dieta con mayor aporte calórico, pero éste debe ser considerando que si en un embarazo normal la mujer debe consumir alrededor de 350 calorías adicionales, en uno múltiple ese requerimiento aumenta sólo en 40%. El no seguir esta indicación podría traer asociadas complicaciones como hipertensión o diabetes gestacional.
  • Complementar la alimentación con fierro, calcio y ácido fólico.
  • Solicitar, en caso de ser necesario, la suspensión anticipada del trabajo a partir de la semana 28.
  • Realizar 2 visitas mensuales al médico tratante durante el 2do. trimestre, y una vez por semana durante el 3er. trimestre.
  • Si el embarazo se desarrolla con normalidad, está permitido realizar actividad física pero siempre de bajo impacto como natación o yoga.

Preparaciones pre parto

En el caso de embarazos múltiples, la mujer debe comenzar la preparación al parto antes, pues hay un mayor riesgo de nacimiento prematuro, el que suele darse cercano a la semana 37 de gestación, por eso y por razones de espacio los recién nacidos suelen ser más pequeños que los niños nacidos de un embarazo único.

Es importante considerar que entre la semana 26 y 28, si el embarazo es doble, los fetos pesan juntos cerca de 3 kgs., que es el peso que alcanza un recién nacido al instante del parto. Es decir, el cuerpo de la madre comienza a sentir ya en estas semanas la tensión que produce un bebé casi de término. Esta situación puede provocar contracciones prematuras, que son más débiles y menos frecuentes, pero no hay de qué preocuparse, pues es una situación normal este tipo de casos.

Sí es fundamental que la madre asista frecuentemente a los controles requeridos por el médico y ante cualquier duda consulte, pues debe evitar situaciones que le generen estrés. Hay que considerar que el miedo ante lo desconocido, especialmente en mamás primerizas, es también un factor de riesgo, por lo que hay que reducirlo al mínimo.

Acá juega un rol esencial la pareja o quienes acompañen a la madre en este proceso. Se sugiere que estén informados de todos los posibles escenarios a los que se puede enfrentar una mamá de embarazo múltiple, para que sepan actuar de manera rápida y eficiente ante cualquier complicación y ser un real apoyo ante situaciones complejas o de gran tensión.

¡Comenzó el trabajo!

Las contracciones del trabajo de parto en los casos de embarazo múltiple sueles ser más débiles y su frecuencia también es menor, por lo que hay que estar preparada para un proceso que puede extenderse varias horas. Acá será fundamental la paciencia y la asesoría médica, pues en algunos casos los doctores recurren a medicamentos que aceleran la labor.

Si los niños vienen de cabeza en el caso de partos gemelares, no hay inconveniente en realizar un parto vaginal, pero basta con que alguno de ellos venga en posición podálica para que en la mayoría de los casos se opte por una cesárea, pues reduce los riesgos tanto para los recién nacidos como para la madre.