Inicio » 0-24 meses » Baby Led Weaning, cuando la guagua elije que comer

Baby Led Weaning, cuando la guagua elije que comer

0-24 meses

165174994

¿Te imaginas a tu guagua de 6 meses comiendo alimentos sólidos elegidos por ella? Suena riesgoso, imposible y casi irresponsable, sin embargo, por el contrario de lo que se podría creer, es un método que cada día tiene más seguidores, se llama Baby Led Weaning y en Chile ya hay clases al respecto.

También conocido como auto alimentación, esta nueva tendencia consiste en que el bebé es quien lleva el control de lo que come y de realizar la selección de los productos que ingiere, relegando a los padres a un rol de observadores, en el que se supervisa sin intervenir innecesariamente.

A muchos papás les ocurre que cuando los hijos comienzan a alimentarse lo hacen de manera fluida y sin problemas, pero a medida que crecen, pierden el interés y la hora de la comida se transforma en una verdadera pesadilla.

La nutricionista y especialista en el método Baby Led Weaning, Pilar San Martín, vivió esta situación con su hija, lo que la llevó a investigar el tema. “Lo conocí buscando alternativas para solucionar el hecho de que mi hija odiaba las famosas papillas. A los 10 meses ya no las quería comer, se notaba que sencillamente le aburrían”, asegura.

Fue así como se especializó en el método, el que asegura que una vez iniciado, no hay vuelta atrás. “Te das cuenta que perdiste mucho tiempo intentando cocinarle la “papilla perfecta” a tu hijo cuando en tus manos estaba el facilitarte la vida cocinando lo mismo para toda la familia, sólo que sin sal. En el caso de mi hija, de a poco retomó su gusto por los alimentos y me sorprendió gratamente ver que no odiaba la comida sino que la presentación poco atractiva de la comida molida la tenía aburrida. Los mismos ingredientes presentados de otra forma la entusiasmaban y los comía feliz”, afirma la especialista.

Baby Led Weaning

El método consiste en darle a los menores, desde los 6 meses de edad, los alimentos trozados, no triturados. Así el bebé podrá sentir en cada bocado el gusto real y no una mezcla de sabores imprecisos. Con esto, se les permite ser quienes dominen su alimentación, por lo tanto se alimentarán lo suficiente para no quedar con hambre pero tampoco comerán en exceso. Es decir, se auto regularán.

El permitir que esto ocurra requiere que los padres venzan un miedo muy común que es el de que sus hijos no comerán o lo harán en pequeñas cantidades. Al respeto, Pilar San Martín asegura que “los papás piensan que sus guaguas comen poco porque esperan que ingieran porciones mayores a las que pueden tolerar. Generalmente un niño tiene suficiente con unos cuantos bocados de alimento. Hay que pensar que el problema en Chile es la obesidad, no la desnutrición infantil por lo que tiendo a creer que en el país existe tanto menor con sobrepeso porque se les insiste en que se coman todo, pero más importante es la calidad que la cantidad”.

¡Se puede ahogar!

El segundo miedo más recurrente y que lleva a muchos adultos a desechar el método, es el del ahogamiento. Sin embargo, la especialista en Baby Led Weaning afirma que este hecho es muy poco probable si se está siempre presente en el momento de la alimentación.

“Jamás he tenido que realizar alguna maniobra porque estos niños saben mejor que uno cuánto alimento poner en su boca por lo tanto la probabilidad de ahogo es bajísima. De hecho, no se vieron diferencias con los casos de niños alimentados con papillas”, confirma Pilar.

Sin embargo, es fundamental tomar ciertas medidas que asegurarán que el método no represente un riesgo para la guagua. Éstas son:

– Acompañar en todo momento al niño mientras se alimenta solo.

– Idealmente que las verduras sean presentadas en cortes largos tipo bastón para que el bebé o niño lo pueda tomar y morder, mejorando su control sobre éste.

– Los cortes redondos, como monedas, están prohibidos, así también los cortes como de carbonada.

– Las carnes deben ofrecérseles picadas pequeñas y cocinadas para que estén muy blandas. Se puede utilizar carne molida.

– Evitar los frutos secos y todo alimento redondo hasta los 3 años.

– Cuando coma legumbres, que tienden a ser preparaciones más parecidas a las papillas, se recomienda “cargar” la cuchara con una porción de dejarla sobre la mesa para que sea el niño quien la tome y la introduzca a su boca.

– Otro punto importante es que los padres no sean quienes introduzcan la comida en la boca de los pequeños, ya que dejarían de tener el control de su alimentación y nadie mejor que ellos saben cuál es la cantidad que pueden manejar en su boca para no atorarse.

– Recomendable tener conocimiento acerca de alguna técnica para tratar una asfixia, como lo es la maniobra de Heimlich.

Beneficios

Para Pilar San Martín, los beneficios de este método son múltiples.

1.- Aprende a tomar decisiones.

2.- Selecciona entre una variedad de alimentos sanos.

3.- No son niños mañosos porque no tuvieron una mama insistiendo demasiado con un alimento, como por ejemplo la acelga, por lo tanto, no llega a odiarla.

4.- Generalmente comen de todo y tienen claro lo que les gusta más.

5.- Son niños que disfrutan la hora de comer en la cual desaparece por completo el estrés. Esto no sólo es un beneficio para el niño sino que para los padres ya que se evita el estar midiendo la porción ingerida.

6.- Ejercita la motricidad fina, por ejemplo cuando deben aprender a comer arroz o alimentos pequeños.

7.- Entrena de temprana edad el funcionamiento de su mandíbula.

 ¿Hasta qué edad es útil aprenderlo?
No hay una edad límite ya que finalmente todos los niños llegarán a comer alimentos enteros en algún momento de su vida, pero antes del año se obtienen mejores resultados porque los pequeños están dispuestos a ensuciarse y quieren explorarlo todo. Luego del año comienzan a medir más sus actos, por lo que exploran menor y son más selectivos con lo que comen.