Inicio » 2-3 años » Del papel a tus brazos

Del papel a tus brazos

2-3 años

DEL PAPEL A TUS BRAZOS

Basándose en sus propios sueños, la diseñadora Jessica Jacoby materializó Monomono, iniciativa dedicada a hacer realidad juguetes creados a partir de la imaginación de chicos y grandes. 

Por: Fran Contreras Westermeyer.

No existe momento más lindo en la vida de una mamá que cuando su hijo se acerca a mostrarle un dibujo y contarle la historia de cada personaje que aparece en él. ¡Qué increíble sería tener la capacidad de llevar estas aventuras a la realidad!

Ya en su niñez, la diseñadora peruana Jessica Jacoby amaba dibujar, colorear, actuar, inventar historias y crear personajes, convirtiéndose de alguna forma en puente entre imaginación y realidad. Es a partir de este concepto que nace Monomono, un emprendimiento que crea objetos usando el imaginario de los más pequeños de la casa.

Mimonomono

“Quise llevar la imaginación sin límite de los niños al mundo del diseño y la creación de sus propios juguetes. Admiro cómo los chicos exploran el mundo y lo van conociendo a su manera, mediante el juego y la experimentación, sin ideas preconcebidas”, cuenta Jacoby.

Desde hace 2 años, esta empresa ha dado vida a cientos de personajes. Su objetivo es convertirse en punto de encuentro entre las historias de cada persona. “Cada Monomono es un mundo único y nuevo”, afirma. Además, no hay límite de edad para participar, ya que es una linda forma de recordar el tiempo de la niñez.”

“Recientemente nos llegó el dibujo de un pato, obra de una mujer adulta. Ella quería hacerle un regalo original a su hermana, y este personaje formaba parte de sus juegos de infancia hace 40 años”, relata la fundadora.

Pero esto va más allá de simplemente obtener un muñeco creado por la imaginación, sino que, como explica Jessica, es dar la bienvenida a un compañero de juegos y aventuras que permanecerá para siempre en la memoria de su dueño.

“Nuestro principal objetivo es promover la imaginación, el desarrollo y el respeto por el juego libre de los niños, permitiéndoles desarrollarse en un ambiente creado por ellos mismos.”, comenta Jacoby. Además, agrega que dentro de sus grandes metas está “poder dar a cada niño la oportunidad de crecer y explorar su entorno”, acompañado por estos simpáticos amigos.

“Los monomono son fieles e incondicionales. Ayudan a los menores a descubrir el mundo con empatía, diversión, libertad, respecto y magia”, detalla.

El proceso de un Monono comienza con una idea plasmada en papel, donde grandes y chicos pueden dibujar lo que les venga a la imaginación, para luego enviarlo de forma electrónica, subiéndolo en el portal web www.mimonomono.cl, y posteriormente seguir el proceso de compra.

PATO

“Cada dibujo es un universo nuevo y único, por eso es importante que los niños nos cuenten todo sobre sus personajes, para que no se nos pase ningún detalle”, comenta la diseñadora.

El siguiente paso es el trabajo de cada uno de los artesanos detrás de la empresa, donde con cariño, dedicación y respeto por la creación, se elabora cada personaje 100% personalizado, dándole vida. ¡Listo para encontrarse próximamente con su dueño!

Así llegan a tus manos, listos para empezar sus aventuras.

“Cada vez que vemos la sonrisa de un niño que recibe su monomono, sentimos que el objetivo está cumplido”, dice su creadora.

La marca además cuenta con otros productos que buscan promover la imaginación y el desarrollo de la creatividad, como libros para dibujar y completar, kits con materiales para armar tu propio peluche y unicornios de palo. Para los más pequeños hay coloridos banderines y móviles de nubecitas, logrando transformar la casa en un rincón de magia y sueños.

“Estamos desarrollando talleres de creación de personajes con chicos que viven en hogares, sin sus familias. En esta instancia les pedimos que dibujen súper héroes que tengan los poderes para protegerlos y acompañarlos en los buenos y malos momentos, para que así encuentren consuelo y apoyo en su Monomono”, relata Jessica.

En diciembre de 2016, ella quiso llevar su toque mágico a un hogar de acogida, donde 20 niñas dibujaron sus personajes. Para Navidad, como una sorpresa, cada una recibió el suyo.

“Fue muy emocionante. Es súper reconfortante poder crear estos peluches y conocer el vínculo intenso que se generó entre estas niñitas y su Monomono”, relata.

Descubre más sobre este entretenido concepto y súmate a la comunidad de Monomono en www.mimonomono.cl o en @mimonomono .