Inicio » 2-3 años » Comienza la temporada de alergias

Comienza la temporada de alergias

2-3 años

aliviar_alergias

Comienza a mejorar el clima y con ello se extienden las salidas a la plaza, aumentan las visitas a los parques y, en general, los panoramas familiares tienden a realizarse al aire libre. Si estos beneficios, propios de la época primaveral están provocando reacciones extrañas en tus hijos como rinitis, estornudos o congestión ocular, prepárate, podrías tener un alérgico en casa.

Hay quienes jamás han experimentado alergias, por ende, no conocen en qué consisten, cuáles son sus síntomas más comunes ni cómo prevenir que éstos sean realmente desagradables, y a pesar de no tener antecedentes familiares han detectado indicios de lo que podría ser un cuadro alérgico en sus hijos. ¿Qué hacer? Te lo contamos a continuación…desde cero.

La alergia es una reacción exagerada del sistema inmune ante sustancias que por lo general son bien toleradas por el cuerpo humano como polen, polvo, pelos de animales y pasto, entre otras, siendo la más común la primera, que también se conoce como “la fiebre del heno”.

Sin importar la procedencia, todos estos elementos son denominados “alérgenos” y en su mayoría proliferan durante la época primaveral, es por ello que cientos de personas se ven afectadas por síntomas similares a los de un resfrío, pero que pueden durar un periodo bastante más prolongado.

Las cifras indican que en los países occidentales entre un 15% y un 23% de los niños padecen alergia al polen, polvo o pelo de animales y que un 20% sufre de asma. Estos números han evolucionado de manera creciente en los últimos años y la explicación sería el incremento de contaminación a nivel mundial.

La herencia genética también es importante de considerar, pues las alergias se pueden transmitir de padres a hijos. Esto no quiere decir que necesariamente los descendientes de papás alérgicos padecerán de esta patología, pero sí tienen una mayor predisposición a presentarla.
Síntomas frecuentes

Las alergias primaverales afectan especialmente las vías respiratorias y los ojos y dentro de los síntomas más comunes se encuentran:
– Congestión nasal con abundante goteo y estornudos.
– Prurito en nariz y garganta.
– Tos.
– Sequedad labial.
– Irritabilidad en los ojos con aumento de lagrimeo.
– Picazón en diversas zonas del cuerpo como cuello, cuero cabelludo y brazos, entre otros.
– Sibilancia en los bronquios, pues las alergias pueden desencadenar cuadros de asma.

10 consejos para prevenirla
Existen una serie de cuidados que se pueden tener al comenzar la época primaveral y que de seguro ayudarán a tus hijos a evitar que los síntomas se presenten de manera agresiva.

1. Evitar durante esta época las salidas al campo.

2. Usar purificadores de aire al interior del hogar.

3. Dormir con las ventanas cerradas.

4. Eliminar -por lo menos momentáneamente- todos los objetos que puedan guardar polvo como peluches y alfombras.

5. Hacer un orden en el clóset y mantener sólo la ropa que está en uso.

6. Realizar la limpieza cotidiana con paños húmedos e idealmente en los momentos en el que el niño se encuentre fuera de la casa.

7. Evitar que los niños alérgicos estén presentes cuando se esté cortando el pasto o barriendo el interior del hogar.

8. Al transitar en auto, optar por el aire acondicionado, ya que el llevar las ventanas abajo aumenta el riesgo de contacto con los alérgenos.

9. Optar por la secadora de ropa, pues al tender las prendas sus telas están expuestas al contacto con el polvo y polen que son los principales alérgenos de la época.

10. Averiguar el conteo de polen de la ciudad, para que si es muy alto, no salgan de día. Los niveles son siempre más bajos por las mañanas muy temprano y en la tarde-noche. En Chile, existe la página www.polenes.cl, que entrega esta información de diversas localidades del país.

Exámenes
Si al leer este artículo se sospecha que un hijo padece alergia, lo principal es llevarlo a su pediatra para que sea él quien determine la realidad del diagnóstico realizado por los padres.

Si el doctor tratante coincide en que los síntomas son propios de un menor alérgico, es muy probable que por ser primavera solicite realizar un examen llamado “prick test”, que confirma la alergia al polen.

El examen consiste en la aplicación, mediante pinchazos muy pequeños, de gotas de alérgeno concentrado (en este caso de diversos tipos de polen) en el antebrazo del menor. Si se forma una roncha de aproximadamente 3 milímetros de diámetro, se confirma la alergia.

También se puede determinar la existencia de esta enfermedad a través una muestra de sangre, sin embargo, el prick test es el examen más utilizado, debido a su efectividad y porque resulta menos traumático.