Inicio » 0-24 meses » Baby Signs: Hablando sin hablar

Baby Signs: Hablando sin hablar

0-24 meses

b

Parece un trabalenguas, sin embargo, es un hecho real. Puedes comunicarte con tu hijo mucho antes de que comience a pronunciar palabras y esto es gracias al método Baby Sign o lenguaje de señas. Descubre sus beneficios y ¡anímate a aplicarlo!

Enzo, de 2 años y medio, comenzó a aprender Baby Sign a los 6 meses. Al año y medio ya sabía más de 50 señas y lograba una comunicación muy fluida con su madre, Mónica Pérez Juliá. Ella es Educadora de Párvulos con Magíster en Educación y una de las primeras Instructoras Certificadas Independiente de esta metodología en Chile.

Como experta en el tema, recurrimos a ella, para que orientara a los padres interesados en aprender este programa que consiste en enseñar a los niños a comunicarse y expresar sus sentimientos y necesidades mediante el uso del lenguaje gestual.

La metodología que se utiliza es simple y no requiere de actividades especiales, sino que basta con ir incorporando señas en la rutina diaria, las que los niños van aprendiendo muy rápido, tal como imitan el “hacer chao” con la mano o aplaudir.

“El programa Baby Signs® está basado en el Lenguaje de Señas Americano, que se adapta a la capacidad motriz de los niños pequeños. Pero existe libertad para inventar o modificar las señas de acuerdo a las necesidades de cada familia”, asegura Mónica.

Sus beneficios

A todos los padres les ha ocurrido que los hijos lloran y no se sabe el por qué. El método Baby Sign permite que los niños sean capaces de decir exactamente lo que necesitan o les interesa y mostrarles a los adultos lo que piensan en cada momento, reduciendo la frustración que sienten al no darse a entender y disminuyendo la frecuencia de los llantos. Todo lo anterior potencia su confianza y la de los padres o cuidadores, además de favorecer el vínculo mutuo.

Además, este programa estadounidense está respaldado por un estudio en el que participaron 140 familias, dentro de las cuales algunos utilizaron Baby Sign y otros no. “Los niños fueron evaluados en lenguaje y CI a los 11, 15, 19, 24 y 36 meses, y luego a los 8 años de edad. En las pruebas de inteligencia, los niños que utilizaron señas promediaron 12 puntos más que sus pares que no las usaron”, afirma Mónica Pérez.

Mitos

El principal “pero” que se escucha en aquellos padres que recién conocen este método es el temor a que sus hijos tengan un retraso en el desarrollo del lenguaje ya que al darse a entender mediante señas, no se verían obligados a hablar para comunicarse. Sin embargo, esto no es más que un mito, según afirma la instructora certificada.

“Si el niño hace la seña de “agua”, el papá o mamá no le pasa el agua en silencio, por el contrario, se tiene a responder con lenguaje verbal que apoye la petición como por ejemplo: “¿Quieres tomar agua?, yo te voy a servir un vaso”, y este apoyo hace que el niño adquiera mayor vocabulario”, asegura Mónica.

De acuerdo al estudio que respalda este programa, los niños que utilizaron señas desde pequeños, cuando alcanzaron la edad de 3 años hablaban como uno de 3 años 11 meses, es decir, casi 1 año de ventaja en lenguaje verbal en relación a pequeños de la misma edad que no lo usaron.

¿A qué edad comenzar?

Según la experta en el tema, no existe un momento ideal aplicable a todos los niños, sino que debe ser una decisión de familia ya que cada etapa tiene sus ventajas y es necesario que en conjunto se analice cuál es el menor momento.

Si se comienza desde el nacimiento y hasta alrededor de los 8 meses, la ventaja es que las familias se acostumbran a utilizar las señas y las incorporan como parte de sus rutinas. En este caso, deber ser más pacientes, ya que las guaguas no comenzarán a utilizar las señas de inmediato.

Educar al menor en este método entre los 8 meses y el año de vida, el aprendizaje será más rápido ya que el niño está más preparado para comunicarse, mientras que si se aplica en niños mayores de 1 año, la respuesta es casi inmediata, pudiendo incorporar varias señas de una vez a los pocos días de iniciada la enseñanza.

“La desventaja de comenzar cuando el niño tiene más de 12 meses es que al poco tiempo comenzará a utilizar palabras y los beneficios del programa se aprovecharán por un tiempo menor”, asegura Mónica Pérez.

¡Quiero aprender!

Los padres que estén interesados en conocer más de este método tienen mucho material útil que los puede ayudar. Existen actualmente en el mercado libros del programa Baby Sign, marca registrada que representa al programa creado en USA, el que cuenta con excelentes traducciones al español. El método tiene versiones similares pero éste es el primero y el único que se basa en investigación científica.

Por otra parte, la instructora realiza talleres a domicilio en la Región Metropolitana o en Casa Materna Chile, ubicada en la comuna de La Reina, los que duran 1 hora y media aproximadamente y en ellos se enseña a los padres y/o cuidadores la mejor manera de enseñar señas a los niños.