Inicio » 0-24 meses » Amamantar y trabajar; un reto posible

Amamantar y trabajar; un reto posible

0-24 meses

iStock-823771688

Por Fabia Tetteroo-Bueno
Líder de Personal Health de Philips para América Latina.

En agosto se celebra el mes de la lactancia materna, reconociendo los beneficios que trae este tipo de leche no solo para la guagua sino que también para la madre. Si bien cada vez más mujeres amamantan y lo hacen durante largo tiempo, aún es necesario que se modifiquen algunas costumbres para hacerlo de forma más cómoda y que permita que las madres sigan dando papa. Por eso ponemos foco en las mujeres trabajadoras y los retos que se presentan para continuar con la lactancia materna exclusiva a la hora de volver al trabajo.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que todos los niños reciban lactancia materna desde su nacimiento y hasta los primeros 6 meses de vida en forma exclusiva y, de ser posible, seguir con ella hasta los 2 años o más, junto con la alimentación complementaria acorde a su edad.
La relevancia de la lactancia materna brinda amplios beneficios tanto para el pequeño como para la mamá: favorece el desarrollo y crecimiento, refuerza su sistema inmunológico contra infecciones y también contribuye a la relación entre la madre y su hijo. Quienes amamantan tienen menos posibilidades de contraer cáncer de mamas y ovarios. De hecho, se estima que hoy se salvan aproximadamente 20 mil vidas por prevención de cáncer de mama gracias a esto y 80 mil muertes infantiles por desnutrición.
Vivimos en una realidad donde hoy en día son cada vez más las mujeres que trabajan, y queremos seguir viendo crecer ese número y que las mujeres estén más y más empoderadas en la región. Sin embargo, con este cambio, es fundamental apoyar a las madres que regresan a sus actividades laborales después del parto con las condiciones necesarias para que puedan continuar con su régimen de lactancia exclusiva.
Al volver al trabajo, el ‘destete’ puede resultar muy difícil. No hay un momento correcto para realizarlo, y se trata de respetar cada caso de forma individual y acompañarlas en esta trayectoria para que sea lo más fluida posible. La implementación de lactarios o espacios higiénicos y dedicados para la extracción de leche materna ofrecen también una gran ventaja a la madre que se reincorpora a sus labores.
Expertos en lactancia aconsejan que un mes antes del regreso al trabajo, las mamás comiencen a sacarse leche para evitar sumar el factor tiempo al estrés que genera pensar en la separación de su hijo. La extracción puede efectuarse en cualquier momento del día, pero la mayoría ha encontrado más sencillo realizarla por la mañana porque es el instante en que están más descansadas.
La leche materna puede guardarse en vasitos especialmente diseñados para esa función a temperatura ambiente entre 18 y 21 ºC durante 6 horas, o conservarla en el refrigerador por 72 horas (siempre arriba y atrás, no en la puerta) y en el freezer por 3 meses.
La lactancia materna ofrece a los menores el mejor comienzo en la vida. Se estima que en América Latina y el Caribe, solo un 40% de las guaguas recibe leche materna exclusiva durante los primeros 6 meses. Chile, por ejemplo, está por encima de la media con un 57%, de acuerdo a cifras proporcionadas por el Ministerio de Salud.
Según el Banco Mundial, si se alcanzara la meta de un 50% de guaguas alimentadas exclusivamente con leche materna hasta los 6 meses hasta el 2025, se podrían salvar 520.000 vidas en los próximas 10 años y el incremento cognitivo podría producir ganancias económicas de 300.000 millones de dólares en países de bajos o medianos ingresos. Un desafío que podemos lograr en beneficio de la humanidad.