Inicio » Antes del embarazo » 7 hábitos para ser (más) feliz en casa

7 hábitos para ser (más) feliz en casa

Antes del embarazo

feliz

Decidir quedarse en casa para dedicarse a la crianza de los hijos, es una decisión difícil para cada mamá, esto implica perder su independencia económica, reducir su interacción social y enfrentarse a una rutina diaria agotadora, todo esto en conjunto puede llevar a la madre a un estado de estrés y cansancio.

Pero una madre feliz, cría hijos felices, aquí te dejamos algunos hábitos para que cada día en casa sea mejor que otro:

1. Levántate más temprano que tus hijos.
No es necesario que te levantes con mucha anticipación, pero si con el tiempo suficiente para que puedas adelantar algo de los quehaceres y dedicar más tiempo a tu hijo en el transcurso del día.

2. Establece rutinas PARA TI.
No es necesario que laves ropa todos los días, o que limpies polvo a diario, puedes dedicar tres días a la semana para la limpieza del hogar, los otros días dedicalos por entero a tus hijos y a tu pareja.

3. Aprovecha las siestas.
No es necesario que duermas mientras tu hijo duerme, pero tampoco es necesario que hagas cosas de la casa (recuerda que eso ya lo hiciste antes de que tus hijos se levanten), haz cosas para ti, date una ducha, depilate, siéntate a comer ese postre.

4. Busca actividades exclusivas. 
Hay actividades para niños que los pueden entretener en gran manera, pintar, bailar, llevar todos los juguetes a la sala, eso te dará tiempo suficiente para poder hacer en calma aquello que tienes pendiente

5. Rodeate de amigas en tu misma situación.
Seguramente tienes una o varias amigas que tomaron tu misma decisión, reúnanse un día a la semana, así tus hijos tendrán con quien jugar y tu podrás salir de la rutina, conversar y distraerte con alguien que siente lo mismo que tú.

6. Ten una reserva de tu golosina o postre favorito.
No le tengas miedo al “no compartir ese algo” con tu hijo, guardate algo para ti, cuando te sientas abrumada o cansada date un respiro, y siéntate sin culpa a comerte tu reserva de golosinas, verás como te sientes mejor.

7. Pide ayuda a papá.
Si bien tu pareja llega de una larga jornada de trabajo, la tuya también lo ha sido. Pide ayuda si hay algo que no alcanzaste a hacer como por ejemplo dar un baño al peque, botar la basura o terminar la cena.

Por: Carolina Casal, contacto: [email protected]